Votemos por la esperanza

Mañana domingo los ciudadanos libres nos jugamos mucho. Tenemos la gran oportunidad de votar por la esperanza y por la ilusión de contar por fin con un buen gobierno, de elegir una opción ciudadana frente a los partidos políticos tradicionales que han traicionado y han dado la espalda a las necesidades de la población.

Quienes han seguido mis opiniones semanales en este espacio, sabrán que he dicho en más de una ocasión que este proceso electoral es uno de los más importantes para Jalisco y Guadalajara en décadas y que por ello todos tenemos que estar a la altura de este momento histórico.

No tengo la menor duda de que en la cita de mañana domingo la esperanza se va a imponer al miedo; que el optimismo va a vencer a la apatía; que tendremos una jornada cívica festiva, alegre e histórica, que será un punto de quiebre para el futuro del Área Metropolitana.

Y el próximo alcalde de GDL será de un partido diferente a los partidos que han gobernado la Perla Tapatía.

Uno de los músicos que participó en una canción de homenaje a la ciudad, el Vampiro, músico de Maná y Jaguares, comentó que estaba orgulloso que después de mucho tiempo la ciudad estuviera nuevamente en la vanguardia política nacional con un personaje como Alfaro, que ha acaparado reflectores nacionales e internacionales.

Coincido. Después de muchos años, volvemos a contar con una figura de liderazgo, que ha construido de una manera muy sencilla, pero a la vez compleja: dignificar el servicio público haciendo un buen gobierno. Un personaje que ya demostró madurez en la derrota (en 2012) y que está listo para ganar y tender la mano a sus adversarios para construir una mejor ciudad.

La cita de mañana también será histórica porque representará el epílogo del mito de que en Guadalajara y en Jalisco no se podía romper con el bipartidismo.

Pero antes, no olvide. Despierte mañana temprano, atienda sus ocupaciones personales y familiares. Y luego vaya a votar. Ejerza su derecho como ciudadano.

Hágalo feliz, contento. Vote por la esperanza de un futuro mejor. Vote por alguien que sepa que no lo va a defraudar. No olvide que votar es querer una mejor ciudad, mejores gobernantes, aspirar a tener un buen gobierno. Llegó el día. Vote por la esperanza y con mucha alegría.