La UdeG y la zona norte

De las 12 regiones que integran nuestro estado, la zona norte con sus 10 municipios y sus 10 mil 300 km2 es a la vez la más grande (tiene más extensión que Tlaxcala, Colima, Aguascalientes, Morelos y el Distrito Federal) y la más marginada en todos los aspectos de Jalisco.

Dos de sus municipios, Mezquitic (3,151 Km2 el más extenso de los 125) y Bolaños son los más pobres de la entidad. El aislamiento de la región es histórico. En uno de sus informes de gobierno, en pleno Siglo XIX, el compromiso de Ignacio L. Vallarta fue construir la carretera Guadalajara – Colotlán, la que vino hacer Guillermo Cosio, 120 años más tarde. Ese abandono secular de los gobiernos de Jalisco, lejos de revertirse se está acentuando; el último botón de muestra en la pasada redistritación, Colotlán dejó de ser la cabecera distrital federal y no hay políticas públicas para mejorar las condiciones de vida de sus habitantes. 

Podemos afirmar, que la única institución con una creciente participación y vinculación, con la gente de esa región, es la UdeG que, desde hace 14 años en su Red, estableció el CUNorte y sus escuelas preparatorias, que abarcan ya 7 de los 10 municipios. Su universo estudiantil es de más de 4 mil 300 educandos, de los cuales el 77 por ciento son originarios de Jalisco y el resto de Zacatecas.

El papel de la UdeG en la región trasciende, en una zona en donde no hay ningún plantel de enseñanza media ni superior de carácter privado, y alcanza el ámbito social, así como de la salud mediante diversos programas preventivos: de la alimentación, productivos, culturales y de comunicación, ya que su señal de radio es la única que se escucha en varios municipios de la zona. 

Por ello, hace días en el informe del Rector del CUNorte, Gerardo Mejía Pérez; el Rector General, Tonatiuh Bravo afirmó que la UdeG ha hecho la inversión más importante en 50 años en esa región, mediante la infraestructura, el proyecto educativo y la derrama económica, ratificando su compromiso con la misma de diversificar la oferta académica, elevar la calidad de la misma, aumentar la matrícula en el desarrollo de las ingenierías, agronegocios y disciplinas de la salud. Qué lamentable el olvido en que el gobierno local tiene a los jaliscienses de la zona norte, qué positivo que la UdeG cumpla con su compromiso educativo y comunitario con ellos.