Joel Robles, el hombre que no claudicaba

Joel Robles falleció ya hace unos cuantos días, pero no quería dejar escapar la oportunidad de hacerle un homenaje en este espacio a un amigo y a uno de esos hombres únicos, ejemplo de congruencia, éticamente intachable y de voluntad inquebrantable.

Luchador que no claudicaba, Joel, médico de formación, era un hombre culto y un estupendo conversador. Su biblioteca personal está formada por más de 60 mil libros, un legado único, que habla de un hombre interesado en las letras, el pensamiento de su época, y agudo observador de la realidad.

Médico, luchador social y activista, el doctor Robles fue presidente municipal de San Blas Nayarit en una elección que ganó en 1964 y una década después fue candidato a la gubernatura de Jalisco en 1976 por la coalición Unión Democrática, una elección en donde perdió contra Flavio Romero de Velasco.

Hombre valiente, hay una anécdota que le define perfectamente. Pocos años después de haber terminado su presidencia municipal, fue encarcelado durante tres meses por quitar diez mil hectáreas a una compañía extranjería, la chiclera Adams, para entregársela a campesinos locales. Sin pruebas contundentes en su contra, las autoridades lo absolvieron muy pronto, pero su espíritu luchador quedó de manifiesto.

Joel también fue médico cirujano rural, fundador del PRD, político estudiantil y médico en su querido Hospital Civil, donde recibió un merecido homenaje la semana pasada.

Defensor del laicismo, pero profundamente católico, leía con la misma pasión manuales médicos, que la Biblia o las obras completas de Lenin. Un hombre completo, un personaje del Renacimiento en pleno siglo XX.

Su biografía personal tuvo una gran influencia  y marcó su vida adulta. Hijo de un comerciante y dirigente campesino, Joel nació en Tepic en 1932. Cursó la secundaria en un internado para hijos de trabajadores bajo un modelo creado por Lázaro Cárdenas, con lo que comprendió la importancia de la educación y del papel de la escuela pública en la formación de una sociedad crítica.

Hombres como Joel, a quien Alianza Ciudadana y su entonces presidente Enrique Alfaro le hicieron un merecido homenaje hace un par de años, siempre harán falta y se le va a extrañar. Desde aquí le mando un abrazo sentido a su familia y a sus amigos.