La Guerra Sucia es reflejo de su desesperación

Fruto de su desesperación porque sienten la derrota muy cerca, el PRI ha emprendido una campaña de guerra sucia carente de ética y de una bajeza que avergüenza.

A través de algunos periódicos gratuitos, mensajes desde un call center en contra de los candidatos de Movimiento Ciudadano, textos a celulares y volantes, intentan confundir a los ciudadanos por medio de mentiras.

Mientras en el cuarto de guerra del PRI se usa sin pudor el tema de la seguridad para calumniar a sus adversarios, con el fiscal general del Estado, Luis Carlos Nájera, involucrándose en el proceso electoral, los jaliscienses nos seguimos preguntando cuándo recuperaremos la tranquilidad.

Nájera debería estar concentrado en garantizar la seguridad de los jaliscienses y no en intentar convertirse en un actor político, pidiendo debates con candidatos que lo distraen de sus actividades principales.

Toda esta confusión tiene su origen en la crisis del gobierno estatal. Aristóteles está en un callejón sin salida.

La campaña de su candidato para Guadalajara, Ricardo Villanueva, no ha despuntado (ha perdido frente a Enrique Alfaro dos debates en una semana); el fuego amigo al interior de su partido amenaza con seguir dividiendo su supuesta campaña de unidad; su guerra sucia no ha surtido efecto en la gente y la figura de Papá Leonel lo sigue lastrando.

Por si fuera poco, Aristóteles, quien esta semana vivió encuentros amargos con la prensa nacional, donde se le vio nervioso e incómodo en entrevistas de televisión (bueno, hasta Brozo dijo que Lagrimita haría un mejor papel que él), fue a la Ciudad de México a empezar el contrataque, a decir que el Gobierno Federal, a través de la PGR, sabía de la situación desde hace más de un año y que los ataques eran responsabilidad de unos cuantos vándalos. En lugar de trabajar, junto al fiscal, para dar respuesta y certeza, se lanzó a politizar un asunto muy delicado y a negar la realidad.

En esta semana de malas noticias, nos llega una buena. Quiero aprovechar este espacio para darle la bienvenida a Guadalupe Morfín, quien se integra como candidata a la planilla de regidores de Enrique Alfaro. Lupita es una mujer culta, honesta, comprometida, sensible y valiente, a la cual respeto y admiro por su compromiso para defender los derechos ciudadanos.