¿En dónde está el Congreso?

Con motivo del primer informe de su gobierno, Aristóteles Sandoval Díaz tuvo el martes dos encuentros en palacio; un monólogo a su cargo ante un auditorio variopinto de gobernadores, alcaldes, diputados, empresarios, y colaboradores; el otro, un diálogo e intercambio de puntos de vista con académicos y activistas sociales sobre su gestión.

 En contraste, con la vacuidad y arcaísmo del primer acto aquí mencionado, el segundo tuvo ribetes y aristas interesantes; hubo cuestionamientos, críticas al posicionamiento optimista del gobernador y propuestas para eficientar las políticas públicas del gobierno. 

Sin embargo, aun cuando este ejercicio que impulsó David Gómez es innovador y concitó opiniones favorables, no puede dejar de señalarse el trato de menosprecio que el ejecutivo le dio al poder legislativo; el de una simple oficialía de partes, haciéndole llegar con el secretario de gobierno el texto del Informe y negándose a acudir al Congreso a la glosa del mismo.

 Ese maltrato al Poder Legislativo no lo justifica lo que dicen varios colaboradores del gobernador que no fue al Congreso por la mala imagen que tienen los diputados. Los 39 legisladores, independientemente de su origen, nos representan a todos, fueron votados por tres millones 184,315 jaliscienses. El legislativo encarna la voluntad popular, sus facultades son vitales para el estado, presupuestar, imponer contribuciones, fiscalizar y legislar. Por eso debe haber igualdad entre poderes, ningún poder debe estar subordinando a otro. 

Que el ejecutivo subestime al legislativo, en nada abona al fortalecimiento de la vida pública. El gobernador Aristóteles fue diputado, él sabe que la relación entre poderes debe darse en el respeto y la igualdad, seguramente también conoce lo que en los albores del parlamentarismo español, el Justicia Mayor de Aragón (representante del pueblo), al tomarle protesta al Monarca le decía, “nosotros, que cada uno somos tanto como vos y todos juntos valemos más que vos…”

 Será interesante conocer la actitud que asumirán los diputados el lunes que inician las comparecencias con Arturo Zamora. Mientras ellos le han aprobado al ejecutivo casi el 80 por ciento de las iniciativas enviadas y dos presupuestos anuales, éste ni se dignó a dialogar con ellos. Habrá que ver que posición asume quien tiene la responsabilidad de salvaguardar la dignidad del Congreso, el diputado Héctor Pizano Ramos.