Historias con zapatos

Ya veremos

En estos términos se puede resumir la intervención de Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación, durante un encuentro de alto nivel celebrado en la ONU, previo a la realización de una sesión anual  de la Asamblea General sobre política de Drogas.

Ante un fondo económico que operan los narcotraficantes en México, valuado en $40,000 millones de dólares y el trasiego anual que hacen a nuestro país los cárteles de las drogas por la cantidad 253,000 armas de fuego, Osorio Chong responde que el gobierno de México no se encuentra “…cerrado a este proceso (sobre las Drogas), que puede darse o no, de legalización. Lo que estamos pensando es que sea bien analizado, bien visto en lo que toca a México en su escenario”, afirmó.

Postergar la atención a la situación del narcotráfico, es no entender ni aceptar que con la sola legalización del cultivo, tráfico y consumo de la mariguana en nuestro territorio, los problemas disminuirían. Parte de esos millones señalados servirían para el ingreso de recursos impositivos a favor de la atención a las adicciones para los consumidores de drogas, y el establecimiento de programas sanitarios de prevención para las personas que pretenden o que se inician en el consumo de estupefacientes. Y por lo consiguiente, el tráfico de armas perdería sentido en su realización.

El pronunciamiento de Osorio Chong, lamentablemente forma parte de una más de las propuestas ya anunciadas por diputados, senadores y miembros de la sociedad civil,  mismas que se empolvan en el archivo de los buenos deseos pero que no han tomado carta de factibilidad y desarrollo.

El PAN expulsa a Emilio González Márquez, por “traición”, al pedir abiertamente el ex gobernador el voto a favor del candidato del Movimiento Ciudadano Enrique Alfaro.

 

 Quizá  responda indignado don Emilio González

 Y conteste estando en sus cabales

 Al desacato y expulsión  señaladas

 Con otra más de sus ya típicas “mentadas”.