Historias con zapatos

De urgente demanda

No es suficiente  el exhorto que hace el Presidente de la Cámara del Calzado a nivel estatal, Ysmael López García, a la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios (Cofepris) para que el citado organismo instruya a la población anunciando algunas medidas de advertencia que deben tomarse  sobre los riesgos en el consumo de calzado importado, sobre todo, el proveniente de Asia.

El motivo de la anterior disposición solicitada, se relaciona con  los materiales de fabricación del calzado asiático que contienen  sustancias cancerígenas, tal y como lo determina un estudio realizado por dicha Cámara, en el cual se señala  que se ha detectado el contenido de diez sustancias de metales pesados como cromo, mercurio, arsénico, cadmio, plomo, níquel y fenoles. Aspecto que con anterioridad ya ha sido tratado en esta columna y que ahora con dicho estudio recibe su confirmación.

Más allá de la recomendación, es necesario establecer una demanda jurídica a la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios, por no cumplir con sus atribuciones en materia de regulación, control y fomento sanitarios, dado que infringe el artículo primero de su Reglamento de Control Sanitario de Productos y Servicios, que señala la realización de una “ regulación, control y fomento sanitario del proceso, importación y exportación, así como las actividades, servicios y establecimientos relacionados con los productos”.

 Su aplicación también considera el compromiso que deben tener las entidades federativas “de conformidad con los acuerdos de coordinación” interinstitucional. También se infringe el Reglamento de la Ley General de Salud en materia de Sanidad Internacional, afirmando que la Secretaría de Salud a través de la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios “tendrá a su cargo la operación de los servicios de sanidad internacional, tanto los de carácter migratorio, como los relacionados con los puertos marítimos, los puestos fronterizos y los demás lugares autorizados para el tránsito internacional de personas y de carga”, lo que entre otras cosas dice el citado reglamento.