Historias con zapatos

En el umbral del cervantino

Ha salido a la luz el programa de la 42ª Edición del Festival Internacional Cervantino que en su portada ya no incluye imágenes alusivas al escritor y su obra que dieran motivo a la realización del mismo.

 Si bien quedan anunciados dentro de la publicación, los Entremeses de don Miguel de Cervantes Saavedra, brillan por su ausencia la puesta en escena de sus obras teatrales o la lectura de sus textos en prosa;  no solamente de él sino de otros autores literarios de tan importante etapa cultural.

Como nota favorable, destacan la realización de la promoción de la obra literaria de William Shakespeare para conmemorar el 450 aniversario de su natalicio, mediante la realización de diversas actividades artísticas, y un programa llamado el “trasnoche”, a efectuarse en el Mesón de San Antonio de la ciudad de Guanajuato a partir de las once y media de la noche, mismo que se antoja para bohemios como buenos amantes del arte dispuestos a intimar y convivir con  artistas como David Peña Dorantes, considerado como patriarca del moderno piano flamenco y su trío musical, o los portugueses Katia Guerreiro en el canto y Júlio Resende al piano, para el disfrute de este festín de los sentidos que se antoja para que acudan los elegidos de los dioses dispuestos a desvelarse.

Sin embargo, tímidamente aparecen las manifestaciones artísticas latinoamericanas con algo de Venezuela, Argentina, Panamá, Puerto Rico y Chile, cuando el Festival Internacional Cervantino debe ser un escaparate cultural de las manifestaciones artísticas de toda Latinoamérica, como siempre se ha dicho: del Río Bravo a la Patagonia.

Por otra parte, no sé de donde sacaré los once mil pesotes que yo y todos los mexicanos tenemos que abonar para crear el fondo del Pemexproa y cuidar los centavos que recibirán como pensión  de por vida, entre otros, Carlos Romero Deschamps, líder de los trabajadores Petroleros de la República Mexicana.