Historias con zapatos

Una campaña urgente

Existen algunos motivos lo suficientemente justificables para denostar   la comercialización y el consumo del calzado oriental en nuestro país. Dicha labor requiere del concurso de todos los involucrados en el asunto para aminorar el impacto de su presencia en México y favorecer  la industria y el consumo del calzado nacional. Y no solamente de manera institucional como lo están haciendo los representantes empresariales del calzado en sus tratos con las autoridades gubernamentales mexicanas, es como se puede realizar.

Los motivos para criticar todos los aspectos relacionados con el calzado oriental, parten de su elaboración y llegan hasta el consumo del mismo. La mala calidad de los materiales usados en su elaboración y  las pésimas condiciones ambientales en  los procesos de fabricación por el uso de aguas contaminadas, aunados a que su uso es perjudicial y a la larga resulta más costosa su adquisición por la poca durabilidad del producto, deben serlos argumentos empleados para concientizar a la población en general.

Es necesario exigir a las autoridades extremar las medidas de verificación del ingreso del calzado oriental. Atender en México, la comercialización del producto, en caso de que su adquisición no cumpla con los trámites legales de ingreso, dada su comercialización por contrabando.

Una campaña pública para señalar las deficiencias en el consumo del calzado oriental sin señalar tal o cual marca específica del producto mediante el empleo de argumentos sólidos, no sólo es indispensable sino urgente. No es suficiente con el empleo de frases aisladas, como las que recientemente aparecieron en diversas pintas en los muros de la ciudad por manos anónimas.