Historias con zapatos

¡No más azul!

¿Será que quieren hacer un conjuro y evitar el uso del color azul como fetiche para impedir, de alguna manera, el retorno al gobierno del Partido Acción Nacional y su color emblemático? ¿Estaremos a punto de presenciar otros episodios sobre la medida establecida por la Secretaría de la Función Pública, con la realización de rituales chamánicos o brujos que incluyan  copal, incienso y hierbas purificadoras  para una limpia en edificaciones, mobiliario y hasta en  personas donde el uso del color azul quede como cosa de un pasado  borrado del imaginario colectivo?

Éstas interrogantes se plantean a raíz de lo establecido por la SFP que tiene la intención de que se  use pintura en color blanco, gris y negro, al menos, en las oficinas federales, para homologar su identificación, según dicen,  y así facilitar  a la ciudadanía la realización de trámites oficiales, al ubicarlas por esos colores.  ¡Bueno, hasta en los baños se deberá emplear de rigor el color blanco!, tal y como lo afirman en sus instrucciones.

Lo anterior me recuerda la anécdota de lo que contestó una venerable señora leonesa al arquitecto que construía su casa, cuando éste le sugirió colocar azulejos en los muros y pisos de la cochera,  afirmando : “son muchos azulejos, por qué no coloca también unos “verdejos”.

Del águila mocha foxista al azul tradicional panista ha corrido el uso de mucha pintura del mismo color. Esperemos que la SFP no llegue al extremo de solicitar al equipo futbolero del Cruz Azul que cambie  de nombre y color con tal de complacer su mandato. Sin embargo el sublime  color  azul de la naturaleza celeste y marina ha motivado al poeta hispano Pedro Salinas a escribir: “En los atlas, un azul te finge, falso...Te busqué el azul verdad; un ángel azul celeste me llevaba de la mano. Y allí en tu azul te encontré jugando con tus azules, a encenderlos, a apagarlos. ¿Eras como te pensaba? Más azul. Se queda pálido el color del pensamiento frente al que miran los ojos, en más azul extasiados”.

Pero hablando de cosas menos gratas, después de dos desaguisados en la SEP, hay que incluir algunas letras más al nombre del guanajuatense INFausto FAlzati.