Historias con zapatos

Para un año nuevo

En el Budismo se afirma que lo mejor de los deseos es no tenerlos, por ser éstos, fuente de tormentos y mortificaciones para el ser humano.

Sin embargo, con cada año que se inicia, a pesar del gran escepticismo que campea en nuestros días, surgen los deseos como una llama débil que tan sólo el soplo del viento puede apagar.

¿Será posible que la Caja de Pandora abierta desde hace muchos años para que escaparan todos los males que aquejan a nuestro país, vuelva a destaparse para dejar salir a la esperanza con la posibilidad de que el daño, el dolor, el miedo, el temor, y la indignación terminen? En el logro para que la esperanza se fortalezca estamos involucrados todos los mexicanos y es necesario superar las protestas teñidas de injurias y violencia para pasar a una organización social solidaria que atienda y solucione, sino todos, algunos de los más graves males que nos aquejan.

Es fundamental pasar de la crítica que señala lo nefasto de una crisis social y la solicitud de desaparición de un régimen de gobierno quien presuntamente es causante de la misma, a una manera efectiva de resolverla. ¿Qué acaso existen fórmulas mágicas para que con un cambio de régimen se solucione a la brevedad, una crisis que es producto de un mal sistema socioeconómico y político no solamente nacional sino internacional? Cada cual, desde su trinchera, deberá contribuir para que la esperanza sea realmente una luz al fondo de este túnel en que por desgracia, nos encontramos. Se están acabando las oportunidades para que nuestros males dejen de ser crónicos por causa de nuestra indiferencia, falta de participación y compromiso. Es la hora de todos.