Historias con zapatos

Seguridad y participación ciudadana

El llamado proyecto de seguridad estatal “Escudo” que ya entró en operación por medio  del C5i, es probable que sea altamente disuasivo para la delincuencia y atienda de manera inmediata  los incidentes que al respecto ocurran en la entidad, pero no podrá ser, solamente, al momento, “un sinónimo de tranquilidad”, como lo afirma el gobernador Miguel Márquez Márquez.

Es característico que los políticos en el poder den por hecho, a través de sus declaraciones, cosas que con sólo establecerlas, éstas mágicamente aporten una solución inmediata a los problemas. La operación del C5i debe complementarse fundamentalmente con acciones de prevención y promoción social en el conocimiento de las tareas en seguridad. En la entidad, por ejemplo, no existen datos estadísticos sobre los medios que emplea la población para proteger sus vidas y bienes en el hogar, el comercio o la empresa, o si ésta carece de dichos medios. No existen campañas masivas hacia la ciudadanía para tomar  medidas preventivas necesarias para  su buen resguardo y protección.

Al menos en León, no hay un operativo de seguridad que mensualmente haga rastreos preventivos para detectar el robo de vehículos, incidentes de extorsión, secuestro y robo en general. Aquello que ignoro si  en el argot policial  se siga llamando “el peinar” los accesos a la ciudad, el recorrido por zonas críticas, la revisión en hoteles, centrales de autobuses y  otras medidas que sean necesarias para tal propósito.

Los 20 mil botones de “pánico” que se activan para anunciar  al momento todo percance que ocurra, debieron instalarse al  inicio del C5i,  sin embargo, tardarán cuatro meses para  entrar en operación. Alvar Cabeza de Baca, Secretario estatal de Seguridad, ha dicho que apenas se “comenzará a idear el plan estratégico de distribución”, cuando ésta es una contribución importante para la participación de la ciudadanía en las tareas de la seguridad pública, pues las autoridades proponen colocar los botones de pánico, en colonias conflictivas, empresas, escuelas y edificios públicos.