Historias con zapatos

Redes

Se ha afirmado que: “la voz del pueblo es la voz de dios”, pero creo que también es la del “diablo” pues a través de las llamadas “redes sociales” del Internet se han enviado mensajes injustificados por ser altamente agresivos y ofensivos en contra de Enrique Peña Nieto y su esposa Angélica Rivera. La burla y el escarnio dirigido más hacia sus personas, ha campeado en este medio al paso de los días.

 Los escritos de las redes sociales y también los de algunos editorialistas de diversos medios de comunicación, de ninguna manera propositivos, se encuentran en vía de producir saturación, hartazgo, pronosticando, finalmente, la indiferencia pública en la atención de la problemática actual que vive el país. Más allá de manifestar una auténtica indignación sólo señalan a Peña Nieto como el gran culpable y piden la inmediata renuncia al cargo que ostenta y también la de los miembros de su gabinete, solicitando asimismo, en algunos casos, no sólo su muerte civil sino física.

Alguien afirmó que el gobierno, durante los primeros días posteriores al suceso de Ayotzinapa, se había pasmado la no dar una respuesta inmediata para atender problema, mismo que ahora la tiene mediante la propuesta de un “Plan por un México en paz con justicia y dignidad”, presentado en la semana que hoy concluye, por Enrique Peña Nieto.

 Nuevamente insisto que dicho plan queda trunco por su parcialidad al no atender la problemática integral de los municipios de nuestra nación. Hay que entender que no sólo los cuerpos de seguridad locales, infiltrados en un 70 por ciento de los municipios del país por el crimen organizado participan, sino también la población por causa del deterioro del tejido social que atañe a la ética cívica, la economía, la salud y la educación.