Historias con zapatos

Recursos al magisterio

Es ya históricamente conocido el caso de los cuantiosos recursos económicos otorgados al magisterio por los gobiernos  a nivel federal y estatal; unos visibles de manera documental, y otros, como se dice, tal vez entregados por “abajo del agua”,quizá mayores y en respaldo,sobre todo, para actividades político-electorales.

Si la ex líder del magisterio nacional, Elba Esther Gordillo pudo disponer de cantidades millonarias para el usufructo personal, qué tantos recursos económicos tuvo y tiene en la actualidad el SNTE en sus arcas que, sobre los cuales, se ignora su procedencia. Y sin hablar también de la CNTE, apadrinada en “lo oscurito”por el gobernador oaxaqueño Gabino Cué, y si miento, por sus “acciones lo conoceréis”.

Lo anterior viene a propósito del informe presentado por el Instituto Mexicano de la Competitividad, donde el “Mapa del Magisterio para la Educación Básica en México”, generado con base en la información pública de la SEP, quien ahora tacha al IMCO de manipular datos conimprecisión, nos muestra una pálida sombra de lo que en realidad representa el manejo de los recursos económicos, materiales y humanos que realiza el Estado por medio de la Secretaría de Educación.

Parte del documento del citado Mapa, nos lleva a conocer el absurdo con humor negro e ironía de los asuntos educativos al señalar que en nuestro país existen 536 Telesecundarias ¡sin energía eléctrica!, y que 1,436 maestros no pueden utilizar sus herramientas de trabajo por la misma carencia. Y el colmo es que la SEP cuente con un “Programa de Habilidades Digitales para Todos”, donde 93 escuelas no tienen luz, existiendo en Guanajuato 16 escuelas dentro del programa, en la misma situación.

Otro de los programas es el denominado “Tecnologías de la Información” en el cual trabajan 677 maestros que no utilizan sus recursos para aplicarlo por falta, también, ¡de energía eléctrica!

Un caso más es el de la existenciade las “escuelas fantasma”,  las cuales 812  deambulan como almas en pena en nuestra entidad, con un sueldo mensual en nómina para cada uno de los supuestos mentores de $4,724. Y a nivel nacional, dichas  “escuelas fantasma” nos cuestan como contribuyentes que somos, la cantidad de $343,189,617.50, ¡hágame usted el (impronunciable) favor!