Historias con zapatos

¿Perdón y olvido?

Una sociedad agraviada, injuriada y lastimada ¿podrá ofrecer perdón y olvido a los integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación CNTE después de que haya pasado el conflicto entre ellos y el gobierno mexicano? Porque las acciones ofensivas de la citada agrupación, ciertamente, son y serán una deuda histórica pendiente que ellos tendrán con el pueblo de México y la llevarán a cuestas sin poderla resarcir.

Las poblaciones de Oaxaca, Chiapas, Guerrero y Michoacán: Empresarios, comerciantes y trabajadores ha sufrido cuantiosas pérdidas económicas y materiales en sus bienes y servicios como producto de los bloqueos en las vías de comunicación, marchas, plantones y actos violentos de destrucción y barbarie por parte de un gremio que en otro tiempo insospechadamente ocurrirían.

El ejecutivo federal, por medio de sus representantes, ha afirmado reiteradamente que no entrará en provocaciones, y que sus acciones, con el empleo de las fuerzas de seguridad, son solamente de contención; y que en este asunto, privilegiará la vía del diálogo sobre todas las cosas. ¿Y en dónde se encuentra el ejercicio del Estado de Derecho del que tanto se pregona, cuando es penado por ley la obstrucción de las vías de comunicación, el daño en propiedad ajena, el robo y la agresión física y humillante a las personas, entre ellas a los integrantes de los cuerpos de seguridad?

La CNTE eligió a la población indefensa de las citadas entidades como “carne de cañón” en su ofensiva en contra de las autoridades, puesto que no afectaron los bienes gubernamentales y absurdamente dañaron a quienes no propiciaron el conflicto, ni tienen nada que ver con él.

El candidato republicano al gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica, Donald Trump, promete a sus electores la construcción de un “muro total” en la frontera con México.

¿Podrá ser un muro sin cuarteaduras ni resquicios?

¿Con vigilancia severa, distractores y alarmas?

¿Y serán complacientes vendedores y traficantes de armas?

¿ Y tampoco pasará la droga que es la madre de los vicios?