Historias con zapatos

Iniciativas


El diputado Fernando Belauzarán y el Senador Mario Delgado, ambos pertenecientes al PRD, se encuentran promoviendo en las respectivas  Cámaras del Congreso de la Unión y en la Asamblea  Legislativa del Distrito Federal, iniciativas de reformas legales a favor de la reducción, riesgos, aprovisionamiento y uso de la marihuana.

La citadas iniciativas legales, si bien contienen amplias medidas de regulación, control y sanitarias para el consumo del estupefaciente, promueven el establecimiento de lugares “designados por la autoridad” para su comercialización, controlados por un organismo denominado con un cuasi trabalenguas, como sistema para la reducción de riesgos y daños en el aprovisionamiento y uso de substancias psicoativas ilícitas (SiRe).    

La comercialización de la marihuana, una vez autorizada, implica el riesgo de que los cárteles de la droga copten a los narcomenudistas y por medio de prestanombres hagan un negocio que incremente sus ganancias   a la par de las que perciben por el mercado negro del tráfico de drogas que realizan. Hay que recordar que el narcotráfico, según la ONU, obtiene ganancias por 2.1 billones de dólares al año. 

De favorecer la inclusión de los cárteles, éstos recibirán un estímulo en vez de sanciones y serán más exigentes ante la autoridad, al pedir que el comercio de la droga sea posible a gran escala.

Los aspectos salvables de las iniciativas consisten en que queda despenalizada la producción de la marihuana para el autoconsumo cuando se realice en  cultivos en maceta o huerto personal con una producción máxima de 300 gramos. Asimismo se propone una reforma del Artículo 479 a la Ley General de Salud, para que el consumidor porte 30 en vez de 5 gramos de marihuana de manera personal, sin ser sancionado.

No obstante que en el país se dan bajos niveles de consumo de la marihuana, el establecimiento de lugares para su comercialización puede incrementar el mismo. Las autoridades mexicanas consideran ante el hecho, que la adicción de cannabis no es un problema de salud de primer nivel.

De establecerse legalmente la producción, comercialización y consumo de la marihuana de la manera propuesta, disminuiría considerablemente, para el gobierno mexicano, el costo por el mantenimiento de recursos humanos y materiales dentro del sistema penal, dado que el 38.5 por ciento de la población carcelaria se encuentra presa por posesión de marihuana. Y dentro del mismo sistema hay un 50.7 por ciento de reos sentenciados por la misma causa.

Con anterioridad, el diputado Belauzarán, elaboró una iniciativa por la cual la Secretaría de Salud quedaría establecida, como  supersecretaría y  una superpolicía en el control de la producción, comercialización y consumo de la marihuana.