Historias con zapatos

Incómodos representantes

Alguien más  ha pensado o afirmado que la propuesta priísta para eliminar a cien de los doscientos diputados plurinominales y a los 32 senadores de representación proporcional, es populista y compite con la propuesta sobre la consulta a la población sobre  la reforma energética que promueven diversos sectores políticos de izquierda, y que  además  oculta el malsano interés de que los partidos opuestos al régimen no representen obstáculo alguno en la labor legislativa del Congreso de la Unión. 

  Los argumentos de los representantes del PRI son atractivos para todos aquellos que han pugnado por reducir los privilegios políticos y económicos de los congresistas que actúan como si fuesen una “Casta divina”. A quién no se le antoja que el Congreso deje de gastar más de mil 136 millones en sueldos y apoyos económicos anuales que reciben los que sólo representan al  partido político que los designó.

La reducción de los citados representantes, dicen los priístas: “facilitarían la construcción de acuerdos camerales y fortalecerían la efectividad del voto”, ¡por supuesto que sí!, con tantas ausencias de los representantes de la oposición sólo será suficiente hacer unos emblemas de acrílico que simulen una mano con el dedo levantado en señal de apoyo unánime sin los aparatosos jaloneos entre congresistas o tomas de tribuna que únicamente son pasto noticioso para los medios de comunicación.

Aún dado el  caso de aprobarse la reducción del número de diputados y senadores, existiría en el Congreso una sobrerepresentación de miembros del partido en el poder y una subrepresentación de sus opositores.

El proyecto de reforma para que el poder legislativo federal sólo sea integrado por legisladores de mayoría relativa, presentado por el congresista del PAN  Homero Niño de Rivera, es efectivo para dar carpetazo al asunto; sin embargo otra de las opciones es que el partido político que obtenga la mayor representación en el Congreso, no pueda tener representantes plurinominales y si los tengan aquellos partidos minoritariamente representados.