Historias con zapatos

Hechos y palabras

Con afirmaciones fuera de la realidad y carentes de toda crítica, son las que han aparecido recientemente  a la luz pública por parte de algunos actores sociales y políticos, ubicados en diferentes ámbitos. La primera proviene de Miguel Ángel Osorio Chong, Secretario de Gobernación, quien afirmó que las once reformas estructurales aprobadas por el Congreso de la Unión, “se CONCRETARON sin presiones de crisis políticas o económicas”. 

La declaración anterior, como ya es costumbre en los políticos mexicanos, la he entendido, como que el señor Secretario  da  como un asunto realizado y concluido con su sola afirmación, lo que apenas se ha iniciado mediante un acuerdo oficial. Las citadas reformas deberán pasar por un proceso político, social y económico ahora de pronóstico incierto; y de llegar, eso sí, a su concreción, entendida como la culminación afortunada del fin propuesto, se podrá cantar victoria y declarar que se superaron las presiones de crisis políticas y económicas sobre el asunto. Otra de las declaraciones la hace Jesús Zambrano, presidente nacional del Partido de la Revolución Democrática, quien dice con simpleza e ignorando todo el enorme daño causado, que su instituto político “no comparte las formas de lucha de los maestros integrantes del CNTE por las molestias que provoca a la ciudadanía y porque no es una alternativa para encontrar las mejores soluciones posibles”.

Pero ya en el colmo del cinismo y la irrealidad, Juan José Ortega Madrigal, líder de la décimo octava Sección Sindical magisterial de Michoacán y miembro del CNTE, ha dicho que “entendemos la molestia de la ciudadanía”, como si los acontecimientos violentos causados en contra de los bienes de la población, fueran  simplemente eso: “molestias”.

El señor Ortega Madrigal sin una respuesta seria y profunda sobre la información emitida por  la asociación Mexicanos Primero en relación a los 35 millones de pesos anuales que se desvían o roban del presupuesto educativo, sólo dice que los integrantes de la citada asociación, simplemente son “Mercenarios que trabajan para grandes empresarios dueños de la verdad absoluta con un esquema radical y muy cuadrado”, al concluir sobre el tema.