Historias con zapatos

Gananciosa invisivilidad

Ahora queda confirmado por Milenio Diario que en Guanajuato existen 364 seres, presuntamente maestros normalistas, que viven el dilema de una doble personalidad: son “fantasmas” y “aviadores”.

  Según la Secretaría de Educación de Guanajuato (SEG) tiene registradas a personas con una plaza magisterial que al final de la quincena de cada mes, aterrizan en alguna oficina de pago o a las puertas de los Bancos y durante todo el año deambulan incorpóreos en una nata de plasma fantasmal en los centros de trabajo donde nadie los conoce y por lo consiguiente, no tienen especificada su función dentro de los mismos. Malo para todos aquellos que carecen de percepciones extrasensoriales para dar cuenta del andar errático de estos sudomentores.

La pérdida económica que todos los contribuyentes sufrimos a nivel nacional, asciende anualmente a la “friolera”, como decían nuestros abuelos, de aproximadamente  35 mil millones de pesos por  pago que realiza la SEP a “comisionados”, “aviadores” y personas que no se encuentran en su centro de trabajo, a los que llamamos propiamente “fantasmas”.

En esto de la fantasmología, la asociación “Mexicanos Primero” también ha detectado que nuestro país existen centros escolares “fantasma”, ubicados en una colonia, calle, y un número que sí existen pero donde no se haya algo que se le parezca a un recinto educativo.

La Secretaría Estatal de Educación, a raíz de la nota aparecida el pasado miércoles, a nuestro pesar, no agregó algo más al respecto. Y solamente por el terreno de las suposiciones, nos atenemos a lo declarado alguna vez por don Emilio Chuayffet, quien como Secretario nacional, afirmó,  más o  menos, que los recursos económicos destinados a la educación en nuestro país, a partir de un momento determinado,  serán supervisados y controlados por la SEP y la Secretaría de Hacienda.