Historias con zapatos

Feria del libro en León

El pasado viernes de la semana que hoy concluye, fue inaugurada la XXVI edición de la Feria Nacional del libro en León 2015 y quizá en esta ocasión no pueda lograrlo, pero el Instituto Cultural de León tiene que hacer lo posible por equilibrar mediante su conjunción, dos intereses que están en juego, opuestos en cierta medida: El de los editores que desean tener  ventas  favorables en pro del sustento y equilibrio financiero de sus empresas, y el interés del público lector que requiere ser atendido de la mejor manera posible, mediante el fácil acceso a todo tipo de textos.

Lo recomendable es que se entienda que es una feria de y para la lectura y los contenidos gráficos, visuales y las actividades culturales que se realicen, deben de encausarse a tal propósito. Toda manifestación expuesta y distribuida dentro y fuera del recinto ferial debe incluir frases, párrafos y breves enunciados que nos remitan a la obra literaria y científica de escritores nacionales y extranjeros.

Sobre lo anterior, en primer término, la denominación a futuro esta actividad puede ser, aunque suene redundante y hasta molesto para algunas personas: “Feria Nacional del Libro y la Lectura en León”. Y también, para facilitar el acceso a los nuevos y a los lectores permanentes, establecer la figura de consultores literarios que tengan conocimiento de la oferta editorial que se exhibe ofreciendo recomendaciones de lectura conforme al nivel cultural de los solicitantes.

La lectura “in situ” de manera grupal y pública en forma constante, ofrece la posibilidad de hacer un semillero de lectores y entusiasmar a los afectos a la literatura, tanto lectores como escritores. Los editores por su parte, como medida excepcional, pueden hacer un esfuerzo para ofrecer un descuento considerable en el precio de los artículos que venden.

Además de lo puramente comercial que tiene los libros por sus costos, el hábito a la lectura también tienen otras asechanzas por causa del “estatu cuo” político y social imperante, en razón a lo que  solicita el escritor Mario Vargas Llosa “…Que la literatura jamás pierda su elemento peligroso, ése que hace despertar la crítica y la necesidad de cambio en los lectores”.

El guanajuatense Rolando Monroy Galván, candidato  suplente por el PAN a Diputado Local por el VIII Distrito en la ciudad de Guanajuato, se tomó y “bajó”, a través de las redes sociales  una foto empuñando un arma no convencional.

          Al presentar la violencia imperante

          Una situación ingrata

          Al ocurrente tunante

          Le salió “el tiro por la culata”.

            Ahora como suplente puedes perder el hueso

          Por tal acción falta de seso

          Que te trae penando

          Y aunque te llames Rolando

          En la cuerda quedarás bailando

          Como un ratón sin su queso.