Historias con zapatos

Elecciones

En relación a la próxima jornada electoral, ciudadanos inconformes se encuentran promoviendo entre la población, algunas acciones de rechazo, entre ellas el abstencionismo y la anulación de la boleta para provocar la cancelación del distrito y por consiguiente  la elección.

Las propuestas de la ciudadanía tienen como consecuencia la crisis  actual que se vive al interior de los partidos políticos, provocada por un descrédito, que va a la alza, en el proceder de sus militantes que tienen o han tenido cargos de elección popular a todos los niveles de gobierno.

Una red de turbios intereses que se gestan entre la militancia partidista, llamada en la jerga popular “la partidocracia”, ha dado como resultado la desatinada elección de algunos  candidatos, que como funcionarios, mal administran sus cargos y cometen actos de corrupción. El desfalco de las finanzas públicas por la corrupción galopante en el país, llega a escandalosas cifras millonarias.

Y ya de candidatos a legisladores, los ganadores de la contienda ingresan a una “casta divina” llamada Congreso legislativo que fácticamente practica el autogobierno a la hora de manejar los recursos económicos, sin que los ciudadanos cuenten con la posibilidad de que los legisladores acepten reclamos o sanciones por el uso indebido de los mismos.

Castigar al proceso electoral mediante el abstencionismo y la anulación de la boleta, es una medida errónea pues no resuelve  un asunto relacionado con la gran falta de una formación política de electorado y la ausencia, en los partidos políticos, de una auténtica democracia interna y la actuación honesta de sus militantes.