Historias con zapatos

Dictadura magisterial

El preocupante panorama de la educación en nuestro país,  contrasta con las exigencias irreales  de los maestros  de la sección 22 de la Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación CNTE   quienes en verdad sólo tienen como enseñanza a impartir: la violencia; y desde hace muchos años han cambiado el lápiz y la regla por  piedras y palos, teniendo ahora como aula pública a la ciudad de Oaxaca y los forzados y sufridos  alumnos puestos en asedio, son  sus pobladores.

La Secretaría de Educación Pública cuenta, para atender las necesidades educativas de todo el país, en los niveles de educación básica y media, con 16,500 plazas disponibles para el magisterio y una demanda de 51,471 de maestros con derecho a ocupar una plaza. Sin embargo, la sección 22 de la CNTE exige, sólo para atender al Estado de Oaxaca, la concesión de 976 plazas magisteriales con pase automático.

El bajo nivel educativo que se presenta en Oaxaca, forma parte de las deficiencias formativas que tiene el magisterio a nivel nacional, dado que el 60.6 por ciento de los maestros participantes en el examen nacional para ocupar plazas educativas, no cuenta con el perfil idóneo para estar frente a un grupo escolar puesto que reprobaron dicho examen.

Con la arrogancia, el capricho y la cerrazón de la sección 22 de la CNTE manejada con base en la violencia, se pretende que en la entidad sea rechazada la Reforma Educativa, al impedir, a toda costa, que los diputados del Congreso local examinen y aprueben la aplicación de dicha reforma. Todos los foros educativos, organizados por el Congreso estatal han sido boicoteados por la sección 22, pues éstos no contaron con su aval.

 Y por si lo anterior no es suficiente  para empeorar la situación en el aspecto educativo,  contamos actualmente a nivel nacional, con 5.4 millones de analfabetas, según lo declarado por Alfredo Llorente director del Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA).