Historias con zapatos

Clases de fantasmología

Al fin salió el peine, y en Guanajuato existen 364 personas que están registradas como mentores, percibiendo un salario mensual y otras prestaciones gubernamentales sin que sean conocidos en el medio educativo de la entidad. Son seres sin rostro, sin formación educativa que sea consignada, sin algún centro escolar donde se les ubique, son pura y llanamente: fantasmas.

 A lo anterior hay que mencionar que en Guanajuato existen 1,268 seudo profesores  que sin estar en el aula, gozan de una licencia o comisión, lo que hablando en plata, se encuentran económicamente becados por el Estado.

 Si se reúnen ambas citadas cantidades y algunas más a nivel nacional, diversas entidades del país, se cuenta con una caterva considerable de personajes polifacéticos en sus oficios, porque tradicionalmente, además de ostentarse como profesores, son coyotes, aviadores, prestanombres, agentes y agitadores políticos de tal o cual funcionario público que operan para conseguirle prebendas y beneficios.

Son conocidos en el ámbito popular, como “el profe” de tal o cual nombre y apellidos. Regularmente andan trajeados con pelo envaselinado y un bigotito de cantante de trío musical. Se les ve en reuniones políticas y sociales, en las oficinas sindicales, en las antesalas gubernamentales y para rematar, en bares y cantinas haciendo gusto y contento donde malgastan los frutos de su situación.

 La asociación civil “Mexicanos Primero”, después de hacer una serie de pesquizas, también ha detectado fantasmas en cuerpo y alma de centros escolares y profesorado registrados como existentes sin que realmente  sean tales.

 Con la información hecha pública por el INEGI y la SEP, se puede entender el por qué Estados como Oaxaca y Michoacán impidieron   violentamente la realización del Censo de Escuelas, Maestros y Alumnos de Educación Básica y Especial. Su negativa revela fundamentalmente, el gran negocio económico que tienen  líderes sindicales magisteriales y sus comparsas, quienes viven a expensas del subsidio gubernamental que se les otorga.

A propósito del asunto, Emilio Chuayffet, Secretario de Educación durante la presentación del Censo, afirmó que se dará seguimiento a los casos de los maestros “Flor de Té”- que nadie sabe de dónde vino y a dónde fue- para verificar dónde están los supuestos mentores con oficio de fantasmas, declarando también que “aquellos maestros que no censaron quedarán fuera de la nómina”; esperamos que la SEP cumpla su promesa y ésta no sea usada   a manera de  chantaje político.