Historias con zapatos

Cifras y no alternativas de solución

Anunciada supuestamente como noticia novedosa que muestra la tolerancia y permisibilidad de un Estado hacia el consumo de estupefacientes en nuestro país, Manuel Mondragón y Klab, Comisionado Nacional contra las Adicciones afirmó durante el Coloquio Integral de Salud que: "en México se permite el consumo de la mariguana en cantidades menores a 5 gramos." Usando esta declaración para poner en duda y calificar como erróneos los argumentos de quienes se muestran a favor de legalizar de la citada droga.

El que realmente puede considerase como error, no solamente de Mondragón y Klab sino de un Gobierno y sus leyes, es que si bien, dicho consumo se encuentra despenalizado, la producción y comercio de la mariguana sí es severamente sancionado. Entonces la pregunta es saber ¿qué tiene que hacer el consumidor para obtener esos cinco gramos de manera constante, si al tratar de obtenerlos corre el riesgo de ser castigado por coludirse con narcotraficantes?

En este Coloquio celebrado recientemente en nuestra ciudad, solo se habló de cifras y sanciones respecto al uso de las sustancias que causan adicción entre la población pero no se habló sobre la manera de cómo aceptar que las adicciones forman parte de un problema de salud nacional y mundial que necesita entre otras medidas para su atención, el ser aceptado como una realidad que hay que tolerar y sobrellevar estableciendo políticas que hagan posible su disminución sin considerar de manera triunfalista que será erradicado.

Lo que sí puede ser una alternativa favorable para el mesurado consumidor de mariguana aceptado legalmente, es que de la misma manera, se le permita el autocultivo de la planta para su uso personal, condicionando esta acción a que paralelamente se comprometa a recibir una atención sanitaria para tratar su adicción.

El ingeniero Roberto Moreno Ramos hace más de 24 años que descansa en paz, pero ahora el Servicio de Administración Tributaria SAT lo ha invitado para que presente su declaración anual correspondiente al 2014

Querer hacer hablar a los muertos

Es mágicamente deshacer en tuertos

Y pretender como ordinaria

Esta manera de declaración Tributaria.