Entre tú y yo

El valor de caminar juntos

Cuando estamos de novios y cumplimos meses de noviazgo llegan las emociones, los pequeños detalles, flores , peluches, cenas, serenatas... Después, cuando te casas, los aniversarios se festejan  a veces en grande a veces menos, y más con el paso de los años, pues nos perdemos en la vida comercial y en el festejo, pero a lo que debemos dar valor es al día a día de la convivencia, de estar en acuerdos y desacuerdos, en llegar a los puntos medios, en aprender el uno del otro, el crecer juntos para construir lo que todos quieren, y al final obtener como el mejor premio una familia, que forme hijos de bien, hombres y mujeres con valores  sólidos,  con la firmeza en sus pasos, fortalecidos en la fe y en el bien común, creciendo cada día en el amor. 

Muchas serán las circunstancias para cada familia en particular,  pero las bases en que la constituyas junto a tu pareja serán  las que te darán los resultados. 

Si bien el matrimonio es de dos, las familias crecen y se vuelven más grandes, aprendemos de las costumbres de las dos familias y tomamos lo que pensamos que es lo mejor de cada una, para formar nuestro propios criterios de familia. 

Cada día es un aprendizaje nuevo, un reto, un vivir en el amor, comprender los días buenos, malos y afrontar las pruebas que la vida nos da en su paso a paso.

Los hijos crecerán y veremos nuestros trabajo recompensado en una familia, con las fortalezas y con los consejos de nosotros como padres, pero al final nuestra pareja,  como siempre, será quien se quedará a nuestro lado para seguir,  tomados de la mano, caminando por la vida.

Por eso es importante el día a día del amor de dos, profundo y sincero, la hoja en blanco que se escribe junto al ser amado, pues es quien  comparte nuestros más íntimos secretos, logros, temores, derrotas y triunfos, como el cómplice perfecto; es quien nos conoce como un igual, con nuestros defectos y virtudes y por ello nos ama.

Por todo eso, no es necesario las docenas de flores, ni los mil regalos, ni se necesita tener un día especial para decir un te amo, te quiero, te admiro, eres mi fortaleza, estoy aquí; lo necesario es el instante  en que se vive, se siente y se disfruta. No olvidemos el “te amo” para nuestra pareja que nos acompañará por siempre… Te amo mi Rey.   



emilu.cazares@milenio.com