Entre tú y yo

El talco, un aliado emergente

Hola, estoy muy agradecida con los comentarios que me han hecho llegar sobre  esta nueva columna y por ello, en esta ocasión les compartiré algunos trucos de belleza, con el aliado perfecto que es: el talco. De pequeños usamos el talco y a medida que el tiempo pasa, algunos de nosotros ya no le damos uso, ya que pensamos que no tiene sentido emplearlo siendo adultos, y si algunos lo usan es sólo para los pies, pero esta es una respuesta equivocada, pues el talco siempre da un toque de frescor y limpieza. Por ello es importante seguir utilizándolo y además te puede ayudar a poner en práctica varios trucos. Por ejemplo, para lograr unas pestañas espectaculares, después  de darte una primera capa de máscara, coloca algo de talco en un hisopo y repásalas. Completa con una segunda pasada, pon tu rimel y ¡listo! Lograrás unos ojazos con muy poquito.Aunque no lo creas, el talco ayuda mucho a deshacer esos molestos  nudos en tus pulseras y collares. Es un auxiliar en tu bisutería, pues solo pon un poco sobre ellos y ayúdate con algún objeto con punta, como un escarbadientes o aguja y esos difíciles nudos se desenredarán en un tris.El talco también es el perfecto auxiliar cuando no puedes lavar tu cabello. Vacía  un poco de talco cerca de las raíces del cabello cuando esté pesado o graso y masajéalo con las yemas de tus dedos. Después, cepillalo para distribuir mejor el polvo, y ¡listo!  Ahora lucirás una refrescante melena en un minuto. Esto resulta genial para evitar lavarlo todos los días o cuando estás enferma, así lo cuidarás de la requedad. Y si tu problema es una mancha de aceite en tu prenda preferida, no desesperes. Vacía bastante talco en la superficie dañada y aplástalo bien contra la tela, te puedes ayudar  con una cuchara o una bolita de algodón. Deja tu prenda con el talco durante una hora y  después métela en la lavadora, te aseguro que quedará como nueva. Es típico que cuando regresas de la playa y tus hijos se trajeron  kilos de arena en los calcetines. Ponles talco y pídeles que los usen, así, al sacárselos dirán adiós  al  polvo. Así que no olvides que en el talco tienes un aliado impresionante para la vida. ¡Hasta la próxima! 



emilu.cazares@milenio.com