Entre tú y yo

El que persevera alcanza

Hablar de la perseverancia es hablar de una de las virtudes que se van cosechando en el día a día, no sólo en los adultos, pues se debe trabajar desde pequeños en la firmeza, que nos hará resistir y continuar hacia nuestras metas  para lograr objetivos en nuestra vida y en  todos los ámbitos que nos rodean, en las diferentes etapas que vivimos. Es importante mantener el paso firme sobre una meta, sin perder el objetivo que esa meta nos lleve a un logro y que esté relacionado con el bien común. 

No es fácil en ocasiones ser perseverante, pero sí es importante lograrlo, por ello debemos contar con el valor y la fortaleza para continuar, a veces tendremos obstáculos variados, pero ahí es donde esta virtud entra en acción, es el motor para seguir adelante caminando. 

Un pensamiento perseverante te ayuda a lograr pequeñas o grandes cosas. Un ejemplo muy sencillo es comenzar a andar en bicicleta, en patines, aprender a leer, donde tienes que hacer en ocasiones esfuerzos físicos, mentales, de fe, para lograr tal o cual objetivo, y lo más importante será el seguir ahí hasta lograrlo.

Esa es la perseverancia para llegar al éxito. Generalmente existen personas que ven los objetivos alcanzables, otras lo ven muy lejos y a lo largo del camino se van desanimando por lograr aquella meta propuesta. Creo con firmeza que cada intento te dará una dosis de seguridad, de valor , de carácter y cuando se cumpla el objetivo habrás hecho un trabajo de perseverancia, y quien persevera triunfa, no lo olvidemos. 

Es importante lograr la motivación correcta y enfocada para que nuestros hijos trabajen la perseverancia, pero no olvidemos pregonar con el ejemplo y también saber que el perseverar es un reto personal, que no incluye a un tercero, ya que el competidor es uno mismo y el logro será sólo para uno mismo. 

Por ello, hay que trabajar de una y otra vez, estar intentándolo. Creo que uno de los mejores aliados para la formación de los hijos es cultivar esta fuerza día a día, tal vez imponiendo pequeños  retos para que vayan desarrollando la perseverancia  y nunca olvidar que “el que persevera, alcanza” y quien alcanza, logra el éxito. 



emilu.cazares@milenio.com