Entre tú y yo

El cofre de la vida

El inicio de un nuevo año es la oportunidad ideal para vaciar el cofre de la vida y conservar sólo lo mejor en él, es decir, guardar sólo los buenos deseos que llenan los corazones, mantener los buenos propósitos, pero los verdaderos, los que deberán acompañarnos hasta el final del año, esos deseos del corazón que nos ayudarán a ser eternamente felices.  Al comenzar el año debemos conservar en nuestro cofre a los amigos sinceros, a la familia querida, a las personas positivas que pasaron por nuestra vida, dejando una buena experiencia, a todas las personas que siempre están dispuestas a ayudar, a quienes te quieren y quieres, a las que atesoran la vida y saben ser felices, a las que ríen contigo y a las que lloran a tu lado. Los meses seguirán caminado y la vida también, así que en tu cofre guarda sólo lo que realmente valga la pena, para que llegue contigo hasta el último mes del año, convertido en un verdadero tesoro. Sé firme y no te permitas guardar dentro de tu cofre a quien te lastime, a quien te llene de rencores o te haga sufrir, deja pasar a las envidias y a la gente negativa. No guardes los malos momentos vividos, ni las cosas vanas sin sentido, no busques atesorar riquezas, porque con ellas no serás feliz, sólo conserva los buenos momentos y sé feliz con lo que Dios te manda.Disfruta sin pensar si debes tener más o menos, si mereces más, vive la vida intensamente con una sonrisa y con la alegría de aprovechar todo lo que ella te ofrece, deja los miedos, las culpas y sé feliz. Recuerda que la vida no regresa y que si estás en ella, debes disfrutarla a cada instante, para que al final del  año tu cofre esté lleno de puras cosas que valieron la pena en tu vida y que cuando lo abras y recuerdes, estos tesoros guardados te llenarán de felicidad; sabrás entonces que éste, sin duda, fue el mejor año de tu vida, y así tendrás los mejores años y momentos guardados en tu cofre de la vida, para recordarlos siempre. Procura que sean años y recuerdos llenos de alegría, amor y bendiciones. ¡Feliz 2015!   


emilu.cazares@milenio.com