Entre tú y yo

Cuándo ayudar

Es importante ayudar a quien lo necesita y por lo general siempre lo hacemos cuando vemos que una desgracia mayor llega a perjudicar a alguien, aún cuando no lo conozcamos nos hacemos solidarios ante su necesidad y lo ayudamos en lo que podamos o hasta hacemos un esfuerzo por hacer más. Eso es algo extraordinario del ser humano, pero lo importante es hacerlo siempre, no sólo cuando llegue la desgracia a alguien.

Tenemos que pensar en que la ayuda la podemos brindar tanto a las personas que conocemos como a las que no, esta ayuda no sólo puede ser monetaria o en especie, escuchar a otra persona o demostrarle paciencia y comprensión es otra forma de estar brindando ayuda.

También es importante reflexionar que no tenemos que ir lejos para brindar nuestra ayuda, debemos estar alertas y pensar si la persona que tenemos al lado (sea un familiar, amigo, compañero de trabajo, conocido o tal vez la persona que trabaja para nosotros) necesita de nuestra ayuda.

Reflexionemos que a veces cosas tan comunes para nosotros, son especiales para otras. Un ejemplo de esto es que para alguien el pedir una pizza o asistir al cine resulta ser un lujo, abramos los ojos ante quienes tenemos a un lado y no sólo lo saludemos, sino mostremos interés y preguntémonos por qué esa persona nunca toca tal o cual tema, pensemos que tal vez este compañero, amigo o familiar que siempre está sonriendo y nunca exterioriza alguna necesidad, tal vez necesite ayuda, y que una simple pregunta de nuestra parte puede hacer la diferencia en su día o incluso en su vida.

Cuántas veces nosotros mismos estamos preocupados por cosas que parecen simples, pero que en ese momento son grandes y complicadas a nuestros ojos, la ayuda que brindemos siempre nos dará una mayor recompensa, lo importante es tener la conciencia de que podemos ayudar en el día a día y que siempre encontraremos a quien requiere de nuestra ayuda o quien nos pueda ayudar.

Mantengamos abiertos los ojos para descubrirlo, recordemos el significado de la palabra ayuda como nos fue enseñada por nuestros padres, que es dar en forma desinteresada y de buena voluntad. Así que no olvidemos que ayudar es una regla del buen vivir que es muy útil para nosotros mismos y con los demás.

¡Hasta la próxima!

emilu.cazares@milenio.com