Entre tú y yo

El álbum del recuerdo

A medida que pasan los años, pensamos que los recuerdos se quedan en la memoria y es cierto, sin embargo, como son tantos, en ocasiones olvidamos algunos, es por ello que es mejor que quede el momento en una fotografía que será para siempre. Desde la antigüedad estas fotografías han hablado por sí solas de los momentos más significativos en la vida del ser humano, ellas nos llevan a vivir el recuerdo nuevamente, nos hacen transportarnos, o nos ayudan a recordar a quienes ya no están con nosotros físicamente. Si bien hemos evolucionando tecnológicamente, hoy contamos con la fotografía digital para traer en el celular ese recuerdo, o lo  guardamos en la computadora, los almacenamos en las redes sucia les o en la web; en fin, hay muchos lugares que ya tenemos a nuestra disposición. Pero hagamos una pausa y conservemos el álbum de fotografías, ese álbum donde están las fotos de una época de nuestras vidas, observando la sensibilidad de esas hojas de papel, imprimamos ese recuerdo para tenerlo en un cuadro, es lindo saber que está aquella imagen en ese álbum que compartiremos con las personas que más amamos y que nos quieren, que será difícil desprendernos de él y que seguramente lo disfrutarán generaciones, pues contendrá el olor y el color de los años y reflejará el sentimiento de un buen momento. Atesoremos estos recuerdos, tomemos ese tiempo en la prisa de la vida para armar ese álbum, tal vez en compañía de los hijos, de la familia, o bien en soledad, pero hagamos que el construir el álbum familiar sea otro buen momento donde disfrutemos de aquello vivido y riamos de nuevo, disfrutemos de los que están entre nosotros y de los que ya partieron, de los que ya crecieron, de los cambios que trae el tiempo, ese será un tesoro que no tendrá precio. El álbum de fotografías será sin duda el reflejo de una existencia vivida, será el testigo físico de nuestro paso por este mundo, un legado con el mayor valor, pero sin tener un precio. Trabaja en construir tu legado, tu álbum de momentos y recuerdos.   



emilu.cazares@milenio.com