Entre tú y yo

Recordando a los caballeros

Parece simple, pero para gran cantidad de personas ha sido fácil olvidar la caballerosidad y la buena educación, pues muchas veces argumentamos que por ir de prisa olvidamos hasta lo más elemental en cuestión de civilidad, entre estos parámetros que “olvidamos” está el ceder el paso, que es una regla de cortesía básica que nunca hay que olvidar. Recordemos algunas de las reglas básicas, por ejemplo, un señor o un caballero siempre debe ceder el paso a una mujer, un joven debe ceder el paso a una persona mayor, esta misma regla opera cuando salimos de un lugar o entramos y debemos detener la puerta para que pase una dama, quien nos acompaña o quien venga detrás de nosotros.

Igualmente, al tomar el asensor, el hombre es quien debe entrar primero, para comprobar que es seguro y para mantener abierta la puerta. Y sucede que si está en una cita en algún restaurante, el hombre es quien debe de ordenar en la mesa. En cuanto a subir escaleras: están los que argumentan que los hombres deben ir delante para no ver las piernas a las mujeres, y los que dicen que ellos deben ir atrás, por si la mujer sufre algún tropiezo; en el caso de bajar las escaleras, el hombre siempre debe de ir por delante, por si la dama resbalara.

Pareciera que estas sencillas reglas ya no están de moda, pero recordemos que son importantes, ya que a todos nos gusta ser bien tratados, y que tengan un gesto de caballerosidad con nosotros.

Otra regla de caballerosidad es apoyar a las personas de la tercera edad al cruzar la calle, sin importar que seamos hombres o mujeres. Ceder el paso a las personas que están con una pierna enyesada o que necesitan alguna ayuda en especial para entrar a cierto lugar, pero más importante que eso es que debemos inculcar a nuestros hijos que los caballeros se hacen a medida y que un caballero siempre será bien recibido en todas partes, no importa el año ni la moda que estemos viviendo.

Importante también es el papel que desempeñan las mujeres, el ser grandes ejecutivas no está peleado con aceptar la cabellorisidad de los hombres, es importante dejar que los caballeros existan y fomentar en las nuevas generaciones los conceptos básicos que éstos deben practicar, como abrir la puerta cuando bajes del carro, tocar la puerta cuando recoges a alguien en su hogar, etcétera. Recordemos que ser una caballero no es una moda, es una regla de buena educación en todos los tiempos.

emilu.cazares@milenio.com