Entre tú y yo

Perfume: el aroma del corazón

Cautivar, encantar, evocar son algunas de las cualidades del perfume, un encantador invento al que muy pocos se resisten. El perrfume tiene esa peculiaridad de que al mezclarse con la piel de cada uno le da el toque personal, los aromas químicos hacen lo propio, es decir, adueñarse de un particular olor en cada uno de nosotros. Miles son las variedad que e-xisten, florales, frescos, maderosos, dulces, los encuentras también en los más variados tamaños, envasados en originales formas, materiales y diseños, son parte de la moda actual. S iempre encuentras algún nuevo aroma para probar y los precios también son muy variados, dependiendo de la marca, no tanto del ingrediente. Pero, ¿qué es realmente lo que importa en la elección de un perfume?  Un perfume se convierte en la esencia de nosotros mismos. Lo usamos a diario y es lo que llevará a una persona a recordarte, pues este aroma lo llevará a nosotros, a evocar ese momento inolvidable que vivió a tu lado, ese instante que queda plasmado en la memoria y que sin duda estará ahí para siempre. Usar el mismo perfume te llevaría a que siempre se te asocie con un mismo aroma, a hacer que ese aroma sea sólo tuyo. Sin embargo, la maravilla de usar diferentes aromas radica en el misterio que crearás ante los demás sobre cuál se usará para tal ocasión. También puede ser que el olor que para ti parece perfecto, para otros tal vez no lo sea, así que tienes la oportunidad ideal para jugar con todos los aromas. Según los expertos se debe probar en la parte inferior de la muñeca para conocer la verdadera mezcla que dio con el aroma natural de tu piel. En fin, todos tenemos olores preferidos que nos evocan momentos especiales, por ello se convierten en nuestro perfume favorito. Lo que debemos recordar es que con este aroma envolveremos un inolvidable recuerdo y cada vez que lo usemos, será como crear un destello en nuestra vida en el que volveremos a recordar una situación agradable, y así podremos vivir eternamente el momento en aroma del corazón.   



emilu.cazares@milenio.com