Entre tú y yo

Erikita, una estrella de amor

Para quienes la conocimos, Erikita fue una guerrera desde pequeña, superando grandes pruebas, siempre de la mano de sus extraordinarios padres Jaime y Erika. No sé si admirar más a Erika o a Erikita por tanta fortaleza y lucha, por esas ganas de seguir adelante. 

Compartimos algunos años cuando ellos vivían aquí, y de verdad mi admiración y cariño por Erika cada día fue más grande: siempre tan positiva, alegre, hermosa y no sólo por fuera, sino también por dentro.

Ha sido una madre abnegada y dedicada al bienestar de su hija. Cuántos momentos hermosos compartimos, viendo crecer a Erikita, así como oraciones por su operación. Creo que Dios no pudo elegir mejor familia para que Erikita naciera que ésta, un hermano que siempre la apoyó y la admiró, sus abuelos, tíos y primos. 

Quienes tuvimos la fortuna de conocerla no podíamos hacer más que quererla. La recuerdo siempre atenta, coqueta y pendiente de ver lo que pudiera poner en peligro a su hermano Joja, que si bien era más chico, siempre fue un niño fuerte como roble, con un enorme corazón. 

Me vienen a la mente mil y un momentos que convivimos, pero les compartiré  hoy solo uno:  cuando se remodeló la cocina de Erika, estábamos disfrutando de un café con pastelito y entre una larga plática pasó el tiempo. De repente llega Erikita y nos levanta la mano muy enojada, nos hizo recapacitar en que estábamos muy sentadas comiendo y que se nos olvidaban los niños que andaban en la cochera. Entonces tuvimos que ir a ver que aquellos huercos que andaban tratando de subirse al techo.

Nos regañó bastante y nos quitó el pastel. Luego nos instaló dos sillas en la cochera y nos sentó a vigilar a los niños. Y por más que le decíamos que ya no iban a subirse, ella no quitó el dedo del renglón.

Después se fue con una amiguita al cuarto a seguir jugando, ya sin el pendiente de Joja y sus amigos. Desde chiquita fuiste una niña especial, cariñosa  y coqueta. Ahora eres una estrella que brillará siempre para darnos luz a todos los que te queremos, para recordarnos que el amor lo puede todo y que vivir feliz en familia es una bendición. Brilla, brilla como siempre para nosotros Erikita, pero sobretodo para que cada noche tu familia, Erika, Jaime y tu hermano José Jaime, te vean en ese cielo brillar feliz y llena de amor como siempre.   


emilu.cazares@milenio.com