Entre tú y yo

Decisiones de Fe

La vida se basa en decisiones. En todo momento y sin pensar estamos decidiendo algo, a veces es tan cotidiano que no reparamos en ello, otras serán las decisiones que marcarán nuestra vida en todos los ámbitos: sentimental, económico, de salud, etcétera. Cuántas veces hemos oído que es el destino, pero ¿qué es el destino y qué nos depara? Si tuviéramos una bola mágica, tal vez algunos estaríamos pendientes de saber los resultados, pero si lo analizamos, no lo podríamos seguir, ya que como dije antes cada momento estamos tomando un rumbo debido a una decisión. A veces nos preguntamos: ¿por qué no hice esto o por qué no mejor aquello? Pues eso es el poder de decisión, es una corazonada, un sentimiento, un ‘algo’ que hace que te decidas por una u otra cosa. Es tan sencillo y a la vez tan complicado. Simplemente hoy al salir de tu casa, decidiste qué ruta sigues para llegar al trabajo, escuela, etcétera. Es una decisión simple, que en ocasiones realizamos ya en automático, por costumbre, pero tenemos que hacer un alto en el camino y pensar las cosas importantes y las decisiones que tomaremos y que nos acompañarán toda la vida. Por ejemplo, hay que elegir una carrera, el momento de casarte, cuándo llegarán los hijos, qué trabajo elegir, pero el destino siempre tiene  un  As bajo la manga y te coloca retos, encrucijadas. Si te consideras una persona de fe, sabrás que Dios te llevará de su mano para elegir lo correcto. A veces tropezarás y pensarás que tus elecciones no fueron las mejores, pero para qué es la vida sino para levantarte y seguir, con el paso firme de la experiencia vivida y, sobre todo, recuperada por un mejor camino. La senda de las decisiones en la vida, es el albur es la zozobra, la felicidad, la tristeza, la alegría, el momento inolvidable, el reto superado, el logro alcanzado y aún el fracaso, pero siempre con la fe de que se puede recomenzar.  No te angusties por el destino, ni sufras porque quieres tomar el mejor camino. No pretendas que todo sea perfecto, porque perfecto sólo es Dios. Deja volar tus sentimientos, abre tu ojos a los nuevos caminos y llénate de esperanza, pero sobre todo camina con fe, porque Dios ya tiene el camino correcto para ti, para que cada decisión que tomes te lleve hacia él.   



emilu.cazares@milenio.com