Ahora que me acuerdo

Todavía Mañana (Samuel Lagunas)

Alguna vez el viejo Facundo contó que Tagore había dicho, sobre el oficio del cantor, que cuando el hombre trabaja, Dios lo respeta; pero cuando el hombre canta, Dios lo ama… Cuando asisto a la musicalidad de “Todavía Mañana”, libro de Samuel Lagunas, me queda claro que él es un poeta al que Dios ama; y no sólo con el amor que el padre prodiga a su heredad, sino con aquel que toca a los hombres con una larga dotación de aquellos dones desde los que levantara la gloria, en los territorios de lo humano.

Lo conocí en ese cruce de caminos que es internet; hemos charlado algunas veces ahí, y desde mi asomo a su obra y su persona, me congratula encontrar a un poeta joven que se dedica a hacer literatura, antes que a verter en el papel los deshechos de sus pasos. Samuel es un poeta que no recurre a la poesía a falta de relleno sanitario, como muchos de los que he leído en estos tiempos, más bien se ocupa de levantar desde su obra, desde su marcha contemplativa por el mundo, palabras reveladoras que signan su postura ante la consigna de vivir mientras que la muerte ocurre.

La primera parte del libro está dedicado a la vida de su madre, en el más estricto sentido de la palabra “vida”, porque no sólo traza un retrato en verso de la autora de sus días, sino que desde ahí, se levanta contra la muerte de su propia María, y erguido sobre su fe, se atreve a urgir respuestas, donde lo humano no alcanza para explicar lo que queda cuando la noche cae. Me conmueve la forma en la que interroga; en algún momento, sé que este libro es también un modo de acercarse a lo divino desde la insurgencia, desde el obstinato de querer entender, de no quedarse sin respuestas, porque la réplica traza la el camino para encontrar El Camino; no se consigue a ciegas el horizonte ni los senderos de los que nos habló el Maestro. Padre nuestro, / ¿con qué dedo escribiste los temblores?, / ¿con qué lágrima, si lloraste, / nos hundiste?

A pesar de su formación, Samuel no es un poeta habitado por el reparo; usa la palabra para revelar desde sus ojos. No es un poeta inocente, y eso lo agradezco, porque sin transitar la injuria, se arroja en un dialogo donde Dios no sólo es el padre que escucha, sino también un espejo donde su linaje cósmico no calla; impugna al otro que es en él, y la respuesta viene incluso del lugar mismo de donde la pregunta salió.

Hay versos en este libro que duelen. Hay respuestas que duelen aunque vengan de arriba, aunque sean cosas que se esperan, que se saben, que habrán de pasar indefectibles… Samuel desafía abiertamente a la muerte, erigiendo desde su poesía un monumento invencible donde la vida es apenas el caballo del caudillo que regresa con la espada en alto.

El resto del libro según las palabras del propio autor: La segunda parte aborda temas como la violencia, la amistad, el amor. Todos ellos transidos por un hálito de desamparo, de riesgo y de incertidumbre. La tercera parte “Melancolía” fue redactada en medio del clima apocalíptico del 2012, mismo que se conjugó con mi situación personal de enamoramiento. De dicha conjunción, el amor ante el fin del mundo, surge esta hipótesis llena de imaginería bíblica, la más arriesgada en su sintaxis. La última parte, que da título al libro, es una invitación a la esperanza.

Semblanza: Samuel Lagunas Cerda (Querétaro, 1990). Licenciado en Lengua y Literaturas Hispánicas por la UNAM y miembro de la Asociación de Escritores y Comunicadores Evangélicos, ha publicado el poemario Todavía mañana (Mantis editores / IQCA, 2013) y Profetas menores para los menores (Ediciones Las Américas, 2013); textos suyos se han recopilado en dos antologías: Telescopio. Antología de escritores nacidos en los 90 yBesar de lengua. Muestra de poetas queretanos. Fundador y director de la revista Laudeísmo, ha colaborado también en medios digitales e impresos. En 2012 obtuvo el primer áccesit del XXVII Certamen Literario Gonzáles-Waris en la categoría de relato. Actualmente es estudiante de la Comunidad Teológica de México.

Todavía Mañana se presenta este próximo domingo 31 de agosto, a las 11:00 Hrs., en la sala “Agustín Ramos” del Polideportivo de la UAEH, en el marco de la FUL. Samuel Lagunas, es sin duda una muestra enorme de lo mejor de las novísimas letras de esta patria, donde tanto bien nos hace la poesía con sus respuestas, con sus preguntas...

Jamädi…