Ahora que me acuerdo

Letras, libros, editoriales, ferias, autores… 1

Hoy que se celebra el día mundial del libro y los derechos de autor, por lo que he querido en esta ocasión compartir con ustedes algunas ideas y reflexiones (tal vez) en torno a la escena literaria y editorial de nuestra entidad.

1.- Creo fielmente que la literatura hidalguense vive su más fructífero momento en toda la historia desde su erección: los autores consagrados siguen ganando lectores y son releídos por muchos en muchos lados. En este sector pienso en Efrén Rebolledo que es siempre presencia obligada en las antologías de poesía en lengua española, además de que su legado literario hoy día es sujeto de estudios importantes como el que realiza Alfonso Valencia en su proyecto de grado para obtener la maestría en letras. Ricardo Garibay y Margarita Michelena, son y seguirán siendo una impronta inmarcesible en las letras mexicanas, donde su lugar les ha sobrevivido incluso a ellos mismos.

2.- Entre los vivos hay una generación que pesa significativamente y a quienes leo junto a muchos de los seguidores de la buena literatura mexicana: Agustín Ramos, Fernando De Ita, Ignacio Trejo, Arturo Trejo, Federico Arana, José Antonio Zambrano y varios más. Con unos cuantos años menos, pero con un peso tan importante como los anteriores están el enorme Yuri Herrera, Agustín Cadena, Diego José (hidalguense por destino), Oscar Baños, Abraham Chinchillas, Antonia Cuevas y Juan Carlos Hidalgo (A quien considero además de buen escritor, un excelente periodista cultural a quien no le tiembla la pluma ni los tamaños para decir lo suyo. Debo agregar que este señor es para mí, también uno de los más amenos charlistas en la comunidad literaria de Hidalgo; disfruto mucho asistir a un evento donde sé que él hablará, y si en la mesa también se encuentra Daniel Fragoso, sé que lo pasaré bien escuchando sus conceptos en un dialogo divertido e inteligente).

3.- La generación de los nacidos en los ochentas tiene a un muy importante grupo de buenos escritores; ellos forman un grupo poderoso que escala rápidamente en esta profesión de fe que son las letras. Diego Castillo, Alfonso Valencia, Rafael Tiburcio y Julio Romano, son (juntos y separados) un caudal de buenas noticias, por su talento y por el tamaño de su obra. A esa generación también pertenecen Rogelio Perusquia (una de las plumas más finas de la escena en nuestra entidad), Enrique Olmos De Ita (un chingón), e Ilallalí G. Hernández (indiscutible pluma de la que esperamos pronto nuevas entregas).

4.- Entre los más jóvenes hay buenas promesas que espero con fe segura, se cumplan muy pronto, abonándole a nuestras letras, una obra que tenga el sello de los nuevos rumbos y que goce de la gloria más alta a la que puede aspirar un escritor: lectores fieles, críticos y demandantes de una producción comprometida y cercana a las causas de pueblo.

5.- FERIA DEL LIBRO DEL IPN: al cambiar de recinto la feria de la universidad, la del Poli quedó perfecta en la Plaza Juárez, por ser un paso cercano y obligado de muchos en la ciudad. Pero quisiera sugerir que se diversificara más la oferta editorial, favorecer más los espacios para la producción editorial hidalguense (institucional e independiente), fortalecer y abrir más el espacio para lecturas y presentaciones editoriales locales, programar de manera más efectiva las presentaciones artísticas pensándolas para favorecer el consumo editorial y fomentar la lectura. Programar actividades matutinas para escuelas y grupos específicos, con la mira de favorecer los hábitos lectores.

6.- FERIA UNIVERSITARIA DEL LIBRO: la más grandota de todas, aunque en este caso el tamaño no define sino la cantidad de oportunidades de penetración e intervención que tiene en materia de fomento lector. Mis sugerencias: favorecer de manera significativa la presencia de los autores hidalguenses en espacios importantes y no sólo en los pequeños recintos de la FUL. Que las figuras más atractivas de su programa sean mucho más altas que Chabelo, J.J. Benitez y Valentina Alazraki, que sólo tienen importancia mediática, pero que poco o nada aportan a las intenciones que debería tener un evento de esta naturaleza. Favorecer espacios para los poetas y narradores de la comunidad universitaria (lecturas, edición de antologías y libros unitarios, talleres, etc.). Continuará…

7.- FERIA DEL LIBRO INFANTIL Y JUVENIL DEL CECULTAH: gracias por existir y ser un espacio abierto y lleno de esperanza. Continuará…

Jamädi…