Ahora que me acuerdo

Jorge Skinfield, el Bicho Malo…

Lleva en sus venas, seguramente, sangre de alguno de estos ingleses que llegaron a Pachuca para explotar las minas, dato que acusan sus ojos y su piel más blanca que la del pachuqueño promedio. Se llama Jorge Skinfield, y es promotor de lectura, docente, y contador público de historias; oficio milenario, este último, que lo ha llevado a endulzar los oídos y encantar la imaginación de chicos y no tan chicos, en México, España, Venezuela y Cuba.

Comenzó haciendo teatro como muchos “cuentacuentos”, y no ha dejado de hacerlo, aunque su prodigioso afán por compartir lo que la vida le puso como destino desde la palabra, lo ha llevado también, por vocación, a ser “maestro frente a grupo”. He sido testigo de cómo este entrañable narrador oral, ha puesto desde el ejercicio de su labor, muchos espejos y ventanas, a niños y jóvenes, por medio de los libros y las historias que cuenta.

Contar cuentos es una profesión que en Hidalgo tiene muy dignos representantes, pero Jorge fue de los primeros de Pachuca en entrar al movimiento, y sin duda es uno de los que con gran talento y generosidad de artista, la ejercen para regocijo de aquellos que conmovidos, entre la risa y la nostalgia, gozamos por el placer que la palabra convoca.

El gran poeta chileno Jorge Díaz, dice que contar un cuento es un milagro. Yo he visto a muchos como Jorge Skinfield, convertir el agua en vino, y embriagar a sus oyentes desde el portento en que de la boca y las manos del cuentacuentos, surgen estrellas, dragones, duendes y fantasmas, que nos hablan de cerquita, al oído, y entre el “Había una vez…” y el “…y vivieron felices para siempre”, hay caminos de sueños y esperanza que la oralidad nos concede.

Hoy día, Jorge es sin duda uno de los pilares imprescindibles para hablar de la oralidad artística en nuestra entidad; su natural desenfado y su frescura se mezclan con un muy depurado estilo que entrega en el escenario para goce y asombro del “respetable”. Esta noche, junto a dos de sus cofrades (Domingo Villamil y Arturo Campos), se presenta en la Sala Siqueiros, un nuevo y grato espacio para las artes escénicas en la ciudad. Ojalá se den una vuelta en punto de las 7:00 de la noche para que los astros se alineen en pos de celebrar la palabra junto a estos tres tipos de cuidado. Boulevard Felipe Ángeles 1962-B, dentro de la Preparatoria Siqueiros.

El próximo 20 de marzo, se celebrará por todo el planeta, el DÍA INTERNACIONAL DEL CUENTACUENTOS. Mi agradecimiento y mi admiración para los estupendos cuentacuentos hidalguenses que aun permiten que la imaginación nos vuelva infinitos.

Jamädi