Ahora que me acuerdo

ARTE ACTO Centro de Artes en Actopan

Conocí a José Luis López Vargas hace ya varios años, cuando Carlos Monsiváis vino a dar una conferencia al ex convento de Actopan; desde entonces, lo vi en casi todos los eventos y jornadas culturales de aquellas tierras, y no sólo como espectador, sino también como pieza clave en la organización. José Luis es de esa rara especie de entusiastas sobre los que se sostiene la promoción cultural autogestiva en nuestros pueblos. Gracias a esta runfla de necios, muchas de las cosas que suceden fuera de la oficialidad, son posibles en lugares donde esperar la merced de las autoridades, sería apostar por territorios de lo imposible.

Cierto que en Hidalgo, existe un trabajo importante por parte de algunas de las instituciones encargadas de administrar los recursos y programas oficiales en materia de cultura, pero los gestores culturales independientes forjan un trabajo que va más allá de los límites sexenales y trieniales, y que sin duda resulta poderosamente significativo para la vida cotidiana de las colectividades a las que sirven.

Desde hace ocho años José Luis, en una de las ciudades clave del Valle del Mezquital, Actopan, comenzó a levantar los cimientos de un proyecto cultural y de un espacio para la enseñanza y difusión del ballet clásico y la pintura, principalmente entre niños y jóvenes de aquella localidad. Fue así que con tanto esfuerzo como visión, fundó ARTE ACTO / CENTRO DE ARTES. El plan original fue creciendo y ofreciendo una gama nutrida de opciones en materia de educación artística y desarrollo cultural que aspiraba, según el propio José Luis, a ser un modelo en el ámbito estatal, meta que a los ojos de la propia comunidad se sustenta en la solidez de los logros conseguidos desde este espacio. El proyecto cuenta con el respaldo de un importante equipo de profesionales, la asesoría de la Mtra. Silvia Lozano (directora del Ballet Nacional de México) y la dirección operativa de la Maestra María Rosa Bueno.

Arte Acto cuenta, además de sus aulas y una sala de lectura, con un foro que, de unos meses a la fecha, ha presentado los espectáculos de algunos de los mejores exponentes nacionales y extranjeros del arte de la narración oral, convirtiéndose en la única opción no oficial que en el estado existe, para acceder a este tipo de espectáculos de manera periódica, y con una programación a la altura de cualquier rincón de cuentería en los territorios de la hispanidad.

Este próximo viernes 21 de noviembre, se presenta el narrador cubano ALDO MÉNDEZ, una de las voces más significativas en la escena iberoamericana del milenario arte de contar cuentos. El maestro es Lic. en Filosofía por la Universidad de Lomonosov. Se dedica desde 1991, a la animación y la promoción sociocultural. Es profesor colaborador de la Escuela de Escritores “Alonso Quijano” y fundador del proyecto Escuela de Oralidad. Como profesional de las letras y gestor cultural, ha se ha desempeñado en Cuba, España, Venezuela, Costa Rica, Colombia, México, Marruecos, Túnez, Francia, Ecuador, Argentina, Chile y Uruguay.

En el ámbito de la narración oral, se ha presentado en los más importantes festivales y jornadas de España, Francia, Cuba, Venezuela, Costa Rica, Colombia, Ecuador, Argentina, Chile, Uruguay, Brasil y México. Aldo declara, después de toda una vida de cuentero: “Creo que lo más importante es que la cuentería es un oficio de comunicación afectiva y que, más que el cuentero, es imprescindible la oreja del que escucha, define y hace trascender el cuento”.

Ha asesorado proyectos de interculturalidad en diferentes regiones del norte del continente africano, donde ha formado a docentes y realizado talleres con niños y niñas, principalmente en Túnez y Marruecos.

Aldo nació en Meneses, Cuba, pero desde hace quince años que vive en España, en La Mancha, y desde hace varios años va de un lado a otro, a dónde lo lleva el viento que es, dice él, al fin y al cabo, el vivificador de las palabras. A pesar de su formación universitaria, su vocación siempre fueron los acentos, las orejas, las voces, la gente, por eso lleva más veinte años como cuentero y, desde hace quince, vive del y para el cuento.

Arte Acto es sin duda un territorio de buenas palabras, donde José Luis convoca no sólo a la gente del Valle, sino a todos los que tengan necesidad de abrevar de la magia que los cuentos y el arte convocan.

Jamädi…