Plegarias políticas

Un desgastante 2013

Para los políticos de carrera, el 2013 será un desgastante año, lleno de complicaciones, atorones, desencuentros, palabrerías y hasta mentadas de madre (si no, pregúntenle a Layda Sansores, esa senadora de triste origen político).
Para los ciudadanos la valoración no varía tanto, ya que tuvieron que consumir (por no decir tragar) mediáticamente todos los indigeribles discursos demagógicos de quienes se dicen sus representantes populares, que tuvieron que inclinar las corvas para decirle “sí” a todo lo que propuso el señor Presidente.
Y el ganón de este thriller fue nada más y nada menos que Enrique Peña Nieto, este político de triste y pesado andar que ha tenido que ceder, dar más de lo necesario, por ver aprobadas sus famosas “reformas estructurales”.
A final de cuentas, este 2013 fue, políticamente hablando, demasiado tenebroso para los mexicanos y a las pruebas nos remitimos; por lo pronto haremos un pequeño recuento de lo más gris y nebuloso en nuestro diario acontecer nacional.
El primer año de Peña Nieto tuvo un baño de sangre mucho más crudo o cruento que el quetuvo el presidente Felipe Calderón Hinojosa en su último año de gestiónadministrativa (porque de gobierno no tuvo nada).
El Partido Revolucionario Institucional (PRI) tuvo que engullirse sus palabras, comer camote y pinole sin poder chiflar; no ha podido argumentar porqué esta administración ha tenido mayor cantidad de ejecutados por el crimen organizado.
El gobierno del Partido Acción Nacional (PAN) registró18 mil 161 asesinatos violentos en su último año, contra los 19 mil 016 ejecuciones registradas bajo las siglas del tricolor, todos relacionados con la delincuencia en su máxima expresión y nivel.
Los autollamados grupos de autodefensa también vinieron a darle un toque de mayor violencia a este país que se dice “pacífico”, cuando los números están arrojando un mensaje diferente.
La detención de Elba Esther Gordillo fue la parte más cómica de este thriller, ya que ni el más menso de los mexicanos se comió la historia de que la corrupción de la maestra y del magisterio llegó a su fin.
Lo mismo podríamos decir del Caso Granier y el de Florence Cassez, esa francesita involucrada en historias de perversión que puso en ridículo al sistema de justicia mexicano.
El año fue patético para este país y con este panorama nada halagüeño despedimos el 2013; muchos no tendremos más que expresar un “se los dije”, poco después de que se dieron a conocer los resultados electorales. Así es nuestro México querido.