Plegarias políticas

La UPAEP, el nuevo reto

Son siglas que suenan con fuerza, son 40 años de una amplia trayectoria que va dejando huella en el campo de la educación; es una universidad en el más amplio sentido de la palabra.

La Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP) se ha consolidado como una escuela de formación para la juventud mexicana; en sus aulas se le ha dado principios y valores a generaciones de profesionales que han aplicado esa educación en sus centros de trabajo.

Hoy esa Casa de Estudios me abre amablemente sus puertas no sólo para que imparta algunas materias, como lo he hecho en anteriores ciclos escolares, sino para coordinar la Licenciatura en Comunicación.

Es todo un reto, no es para menos; tener bajo mi responsabilidad a casi doscientos alumnos y más de veinte profesores de la más alta calidad, significa mucho para quien esto escribe. Es todo un honor.

Durante algunos años impartí en esas aulas materias como Lengua y Pensamiento Crítico, Sistemas Informativos, Historia Política de México, Gestión de la Empresa Informativa, Comunicación Política, Comunicación Gubernamental y Régimen Jurídico de los Medios.

Ahora el cuerpo académico y su servidor tendrán la responsabilidad de darle un nuevo rumbo a la Carrera de Comunicación que este año cumple, nada más y nada menos, 30 años de fructífera vida.

En estos festejos nos tocará recibir a Andrés Beltramo, un ilustre egresado de la UPAEP quien el próximo 16 de octubre impartirá la primera conferencia magistral con el tema del Vaticano.

Será una excelente oportunidad para saludar esos días -y los que siguen- a muchos comunicadores egresados de esta casa de estudios, muchos de los cuales ocupan lugares destacados en la iniciativa privada, el área gubernamental y los sectores intermedios.

Veracidad, imparcialidad, oportunidad y trascendencia -pilares y columna vertebral del periodismo, mi profesión de origen- serán aplicados como estilo de vida en la formación de los futuros comunicadores.

Vincular y poner en sintonía o comunión (comunicare) a los universitarios con los diferentes sectores productivos, será una de las más altas prioridades para el cuerpo magisterial de la carrera.

La vida me ha dado la oportunidad de ejercer mi profesión en áreas clave de la comunicación; como periodista tuve la oportunidad de trabajar y colaborar en medios informativos de prestigio tales como Reforma, Grupo Editorial Expansión, Agencia Mexicana de Noticias (Notimex) y Milenio (Yucatán y Puebla).

En el sector gobierno me tocó ser director general de Talleres Gráficos del Sureste (Diario del Sureste) en Mérida, Yucatán, y Director de Análisis Estratégico de la Información en el H. Ayuntamiento de Puebla.

La UPAEP será mi nuevo centro de producción de ideas, de esfuerzos, de responsabilidades y estoy preparado para asumir el gran reto; de una cosa estoy seguro: poco se podrá hacer si no es de la mano de los maestros y universitarios que nos dan mayor prospectiva.

No puedo dejar de agradecer en este espacio al presidente municipal, Eduardo Rivera Pérez, por haberme invitado a colaborar con su equipo de trabajo. Estoy convencido (aunque le duela a muchos) que pasará a la historia como uno de los mejores alcaldes que ha tenido esta hermosa y briosa ciudad.

Un agradecimiento especial aIgnacio Dávila Mora, mi primer Coordinador de Comunicación Social, quien amablemente me extendió la invitación para integrarme a su equipo de colaboradores. Bien por el brillante trabajo que hizo en los dos años y medio que estuvo al frente. Esto va también para Abel Hernández.

Otro agradecimiento especial para Fernando Cortés Betanzos, mi segundo jefe, quien –estoy convencido- con su atinado manejo de la comunicación social hará que la administración de Eduardo Rivera concluya de manera satisfactoria.

Mi último adiós –y el más valioso- se lo dedico a todo el equipo de trabajo de la Dirección de Análisis Estratégico de la Información –ungran cuerpo de colaboradores-, que todos los días del año, sin excepción (¡ups!), entregaron su esfuerzo, conocimientos y entusiasmo para posicionar a esta administración municipal.

Y como diría Juan Pablo II: “Me voy pero no me voy, me voy pero me quedo”. Hasta pronto y éxito a todos en las nuevas encomiendas.