Plegarias políticas

Moreno Valle: tres años menos

Más allá de los logros que difundió y presumió por todos los medios respecto a lo que ha hecho en sus tres años de gobierno (la mitad del camino), la realidad política a la que se enfrentará Rafael Moreno Valle Rosas será otra.
Se topará con un escenario bastante complicado, con un camino lleno de piedras; no tendrá tantos "amigos" como los que presume ahora gracias a las dádivas, regalos, obsequios, atenciones, agasajos, propinas, aguinaldos, bonificaciones y demás, que ha puesto en manos de sus contrincantes para conquistarlos.
Mejor que nadie sabe que los años difíciles de un gobernante son el último de su gestión administrativa (casi se acerca) y el primero de su vuelta a la ciudadanía de a pie, y si no lo recuerda pues que le pregunte a otros exmandatarios que aún son sentenciados por la opinión pública o aún peor, perseguidos por la justicia.
Pero vayamos por partes, identifiquemos en esta primera parte quiénes serán sus principales impugnadores, con gran potencial y quienes ven no un año más sino un año menos de poder, y que podrían hacerle frente una vez que haya dejado el poder.
El Yunque, una organización política con amplia presencia nacional e internacional y poderío hegemónico, terminará por cobrarle, una por una, todas las afrentas que le ha hecho durante sus años de gestión.
Dicen los que saben, en esas crónicas públicas y discretas que se esparcen como el viento, que los integrantes de esa agrupación no están nada contentos con lo que les ha hecho el nieto del general.
Ruptura de acuerdos, persecución de militantes, espionaje permanente, bloqueo en los principales espacios de poder (PAN municipal y estatal o el Congreso del Estado), eso sin contar con los frecuentes desaires públicos que ha tenido con sus figuras públicas.
Los expertos en política saben perfectamente lo que el Yunque representa como plataforma de poder (gobiernos municipales y estatales, diputaciones y senadurías, liderazgo en partidos, agentes mediáticos y presencia en cúpulas e instituciones de suma influencia), instrumentos torales que cualquier político quisiera tener.
Si Moreno Valle cuenta con todo eso, pues entonces no tendrá nada de qué preocuparse; a lo mejor cuenta con el apoyo de la Masonería, pero muchos saben que no son pocos los masones de diferentes ritos que están encabritados con él por la postura que asumió hacia ellos. En asunto de tenidas no hay nada homogéneo.
En cuanto al Partido Acción Nacional no se le debe olvidar que los blanquiazules son demasiado tradicionalistas; desde hace muchísimos años familias de arraigo y peso mantienen el control en diversas zonas y no van a permitir que los llamados "neopanistas" se los arrebaten tan fácilmente.
El hecho de que los operadores del gobernador lleguen a los municipios (como Cholula) a amenazar a los dirigentes panistas y advertirles que "sus familias están en riesgo si no obedecen", pues como que no le aporta bonos positivos al mandatario, por el contrario, le generan más enemigos gratuitos.
El PAN, cabe recordarle, no es Madero, Cordero, Oliva ni Josefina; sería un craso error visualizarlo de esa forma; el PAN es demasiado partido para tan poca calidad de dirigentes nacionales.
El PRI tampoco le perdonará tan fácilmente que haya renunciado a sus filas; por allá andan diciendo que priistas de mucho arraigo, dinero y tradición le tienen preparado una sorpresa tan solo se acerque el final de su gobierno.
Y de los medios de comunicación ni qué decir; algunos de ellos hoy se sienten cobijados por el gobernador por la cantidad de recursos que les ha soltado, pero también algunos empresarios periodísticos, reporteros, columnistas o directores se han sentido heridos por la forma como han sido tratados.
Y esa práctica de cobranzas se ejerce en todas partes, en todos los estados, no solo en Puebla; un amigo en Mérida me comentaba que su grupo político le cobrará, una por una, las facturas al político que mandó a sus esbirros a dar sendos tubazos a uno de sus entrañables compañeros. Casi matan al exdiputado local.
"El poder no es para siempre y eso a muchos funcionarios se les olvida", me explicaba mi compañero periodista. "Los políticos están llamados a hacerse de más amigos y de menos enemigos. Quien haga todo lo contrario o es un tarado o simplemente le encanta jugar con fuego".
Pues bien, Moreno Valle tiene apenas dos años de vida política (el último casi ni cuenta) para pensar cómo va a terminar su gestión al frente de la gubernatura, con más enemigos de los que ya tiene o con más fuerzas.
No se ve tan fácil que después de su gobierno pueda trascender y alcanzar mejores posiciones fuera de Puebla; aunque está apostando todo por Gustavo Madero, tarde o temprano los panistas de tradición le cerrarán las puertas en las narices.
Hoy "Rafa Gobernador" tiene la gran oportunidad para reconciliarse con sus adversarios; tiene la oportunidad de oro para calmar los ánimos en algunos de sus principales colaboradores, que tienen como principal política la amenaza, la persecución y el insulto. Su futuro político lo tiene que decidir hoy, porque para sus enemigos naturales sólo le quedan tres años de vida y esos pasan volando.