Articulista Invitado

La sucesión en la presidencia de la Corte

Margarita luna Ramos y Luis María Aguilar Morales se perfilan como los más viables.

En el contexto de una de las más severas crisis de credibilidad de las instituciones de seguridad y justicia del Estado mexicano, arrancó, el pasado lunes 1, el proceso de relevo en la presidencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Esta elección tiene una doble importancia, ya que, además de elegir a quien deberá encabezar y representar durante los próximos cuatro años al Poder Judicial de la Federación, será también quien presida el Consejo de la Judicatura Federal, órgano encargado de la designación vigilancia y disciplina de los más de 44 mil empleados de ese poder, incluidos los jueces y magistrados federales de todo el país.

En este sui géneris proceso interno, solo votan los ministros, y no obstante que fueron seis quienes se propusieron como candidatos, quienes se perfilan como los más viables aspirantes a suceder a Juan Silva Meza son Margarita Luna Ramos y Luis María Aguilar Morales, si consideramos la regla no escrita, impuesta en 1995 al surgir la nueva Corte, que quien ocupe el cargo de presidente debe ser un ministro de carrera y que se encuentre en la última etapa de su periodo constitu-cional.

Estas características solo las cumplen Luna Ramos y Aguilar Morales, quienes cuentan con una trayectoria de más de 35 años en el Poder Judicial y han ocupado prácticamente todos los puestos en la escala judicial, iniciando como mecanógrafos y secretarios, pasando por ser jueces, magistrados y consejeros de la Judicatura Federal, hasta llegar a ministros. La única diferencia es que para la ministra Luna Ramos ésta sería su última oportunidad, ya que termina en 2019, y que es la única mujer en la contienda, en una etapa de la vida nacional en la que se está privilegiando la equidad de género, algo que, aunado a su experiencia y capacidad, la podría impulsar para ser la primera mujer en la presidencia de la Corte en sus 200 años de existencia.

Como en todo proceso de elección, si ninguno de los dos favoritos alcanza la mayoría mínima requerida —lo que se antoja probable luego de la repentina muerte del ministro Sergio Valls Hernández—, el tercero en discordia podría ser Jorge Mario Pardo Rebolledo, quién también cuenta con una amplia trayectoria jurisdiccional, aunque se trata de un funcionario judicial joven, que aún tiene dos oportunidades más por delante para aspirar al cargo. Por lo pronto, los ministros saldrán de vacaciones el próximo viernes 11 de diciembre y regresarán tranquilamente el viernes 2 de enero para elegir a quien será su presidente o presidenta durante el periodo 2015-2018.

*Presidente de la Asociación Nacional de Doctores en Derecho.