#ANDOMORELEANDO

Los valores del siglo XXI

Lo público debe de ser sinónimo de calidad, eficiencia y transparencia. Jorge Melguizo

El Índice General de Transparencia Presupuestaria 2009 para México disminuyó con respecto a 2007 y obtuvo la calificación más baja desde que el estudio se levantó por primera vez en 2001: 48 puntos (en escala de 1 a 100). (Fundar, Centro de Análisis e Investigación, A.C.)
¿Cuáles son los valores de nuestro tiempo? en reunión pasada de colaboradores en Milenio Laguna, Luis Montfort, #por cierto su columna ‘Desde mi Rincón’ aparece los miércoles de cada semana, lanzó ese cuestionamiento ¿será que a los tradicionales de honestidad, verdad, respeto, tolerancia, etc., habrá que agregar otros que estos nuevos tiempos hayan propiciado? ¿Será la Transparencia uno de estos valores del siglo XXI?
Hace años, cuando estaba clavadísimo el calendario maya 13:20, mi maestra comentaba que una de las profecías mayas hablaba sobre el advenimiento de un sexto sentido: la telepatía. ‘una en la que sabríamos si alguien nos dice la verdad o no, si alguien es congruente o no, de esta manera no podríamos mentir o decir una cosa pensando en hacer otra, no podríamos robar (a menos claro que seamos unos #cinicotes) sin que nosotros mismos nos delatáramos, en pocas palabras seríamos transparentes a nuestro prójimo y se eliminarían prácticas nocivas para la sociedad.
Ese es el valor que está a aprueba en estos momentos por nuestra sociedad agraviada debido a situaciones que todos conocemos. En ese sentido Moreleando ha solicitado que los recursos a ejercer en el Paseo Morelos, 40 millones, más 20 por año de esta administración prometidos para enfocarlos al Centro) sean ejercidos de manera transparente. Inclusive hemos pedido una barbaridad, que se abra una página web en la que estén disponibles los movimientos contables.
¿Y por qué es importante el conocimiento de la información presupuestaria? Porque nos da un parámetro. El dar a conocer un dato tan mínimo como el costo de reponer 55 luminarias, $55,000 pesos, generó en cuestión de días una dinámica mediática como no se había causado desde la 2ª edición de nuestra actividad. Compararlo contra los siete millones de pesos que se gastaron en 2013 para realizar un Festival ‘La Calle es de todos’ y saber que con ese dinero se pudieron comprar de hasta 3017 luminarias, con una vida útil de hasta 5.7 años (varía según el costo y tipo), te hacen cuestionar el estado de las cosas en nuestro país, esto redunda en exigir productividad, pedir calidad, racionalidad, efectividad, comprendes que tu dinero, el que aportas con tus impuestos al funcionamiento del Estado, debe ser usado como si realmente los que lo dispendian se dieran cuenta que no es suyo y a sabiendas de que deberán rendir cuentas, que si no cuadran, tendrán sus consecuencias punitivas.
Si al final del esta administración tenemos cuentas claras del uso de los recursos, si nuestro Centro Histórico esta rebosante de negocios, infraestructura moderna, tiene movilidad sustentable, es caldo de cultivo para las expresiones artísticas, si el Paseo Morelos es de nuevo la arteria que le inyectó energía vital al corazón de Torreón relanzándola en el plano nacional, yo diría que el valor de la transparencia aplicado a nuestra realidad, rindió sus frutos.


@moreleandoTRC/@rodrigodiazMK /Fb. Moreleando, de vuelta al centro