#ANDOMORELEANDO

El derecho a la Ciudad que queremos, todos, no unos cuantos II

Estamos de acuerdo que no solo Torreón sino en general la Comarca Lagunera está sumida en una crisis económica que no ha permitido que existan los excedentes de capital necesarios para impulsar a su vez proyectos urbanísticos de gran relieve. Esto se comprueba de cierta manera con la construcción del TSM, la huella económica en la región es evidente, tan es así que en los últimos años esa ha sido la mayor y única inversión para nuestra región de acuerdo a los estudios que al respecto ha hecho Renacer Lagunero. La Gran Transa Mayor podría ser otra pero por lo pronto su efecto económico está perdido en los entresijos de la política coahuilense. Con el Paseo Morelos de alguna manera se busca generar ese impacto desde lo alto de las esferas de poder establecido, llámese Gobierno y/o Iniciativa Privada, su vocación y el discurso de los que lo impulsan lo proclaman: modernizar la infraestructura y arquitectura para generar riqueza y capital ¡La panacea vuelta cemento y varillas! Hasta aquí todo bien, pero la cosa es que siempre la riqueza y capital se va para un lado que no es el de la ciudadanía común y corriente, sino el de aquella que tiene acceso a información privilegiada, recursos o cobros pendientes de prebendas y favores políticos. ¿Cómo evitar que una avenida de todos se convierta en una para unos cuantos? ¿Cómo democratizar un proyecto que busca la reconexión del tejido social sin torcerse ante el poder económico y político?¿Cómo hacer entender a los que contratamos para que administren nuestra ciudad que la misma receta de reuniones en lo oscurito no funcionará y no generará confianza, ni equidad, ni resultados, si no toman en cuenta a la ciudadanía que vivirá ese proyecto? Por otro lado sin aspavientos y grandes inversiones, Moreleando, poco a poco a generado ese impacto, al mes de junio del este año, 20 negocios nuevos se han instalado en la Morelos, demostrando que para reinyectar vida y economía a una zona en decadencia no es cuestión de grandes cantidades de dinero. Se necesita Voluntad política, entender que empoderar al ciudadano no significa perder poder político; se requiere Empatía, dejar de lado los protagonismos e intereses egoístas y así comprender los alcances y beneficios de los proyectos urbanos que la única empatía que tienen es con el autocad o el compadre que se va a ganar una lana porque le “asignaron” su diseño; hace falta trabajo en equipo para que aquellos que van a disfrutar de los resultados, tanto habitantes y comerciantes como autoridades se involucren y sientan el producto final como propio, vean su trabajo convertido en algo tangible y del cual podrán presumir no sólo a sus hijos y amigos, sino a la historia. Se precisa de Visión, una que consiga vislumbrar los frutos a largo plazo de las acciones en el presente, no para una carrera política sino para refundar una ciudad y una sociedad castigada, vejada, vilipendiada, violentada y utilizada sólo cuando tiene tunas. Se necesita en fin, de una ciudad para todos, no para unos cuantos. 


@rodrigodiazMK/Fb. Moreleando, de vuelta al centro/@MoreleandoTRC