#Andomoreleando

Condiciones favorables

Como diseñador de interiores, me enseñaron a planear los elementos de un espacio para provocar o facilitar una función o comportamiento; llegas a comprender por qué bajas la voz cuando entras en un templo, aunque no sea de tu religión o por qué es más fácil mantener limpia una pared blanca que una amarilla.

Ahora pensemos como los agricultores. El terreno para sembrar debe ser fértil; debe reunir las condiciones necesarias para que la semilla llegue a producir. De otra manera la semilla será siempre una sola semilla. Sólo una intención.

Finalmente vamos a un laboratorio a tratar de descubrir al patógeno que causa una enfermedad. Inoculemos una muestra en varias cajas Petri con distintos medios de cultivo y observemos que pasa. el patógeno no se habrá desarrollado en todas, sino en aquella que reunía las condiciones favorables, nutrientes, temperatura, tiempo y otros factores que ya olvidé. 

Las condiciones del ambiente son importantes. Así es cuando se trata de violencia.

Nos resulta fácil reconocer la violencia desde lejos, como algo ajeno a nuestro cuerpo y nuestra mente. Preferimos creer que un acto violento tiene una causa única, aislada y que nada tiene que ver con nosotros o nuestro quehacer cotidiano. Que tal acto se genera, crece y reproduce en una sola persona; no nosotros.

Es mejor ser otra víctima, otro que se duele y que condena al que nos lastimó como sociedad. Pero no es así; la violencia no nos es ajena.

Somos parte de un medio ambiente, parte de las condiciones que generan, desarrollan y multiplican la violencia, como en el interiorismo, la agricultura o la bacteriología, no estamos aislados, sino que funcionamos como un todo.

No se pueden justificar las atrocidades cometidas, en última instancia, cada uno es responsable por su decisión final. Pero reconocer el problema, y reconocernos como parte del problema nos convierte en parte de la solución. 

Los actos violentos necesitan condiciones favorables para llevarse a cabo. Todas humanas.

Todas prevenibles.


instagram/eli_kastrejon