ELDP

¿Qué pasaría si viéramos a la economía como un juego?

La economía constituye una disciplina que forma parte de las ciencias sociales, a la par de materias como la sociología, la psicología y las ciencias políticas. En cuanto a una definición sencilla de la economía, podemos señalar que es el estudio de cómo las personas toman decisiones para satisfacer sus necesidades.

La investigación en ciencias sociales posee características concretas que la distinguen de aquella que se realiza en ciencias naturales, como el empleo frecuente de ciencias auxiliares o de aproximación, como las matemáticas. Aunado a lo anterior, las técnicas de investigación que acompañan al método científico, son empleadas en sentidos diversos en lo que se refiere a ciencias sociales y naturales.

Sin embargo, la economía con su propio lenguaje, ha desarrollado sus postulados empleando problemas de cálculo ordinario, lo cual lo diferencia de las investigaciones que se realizan en psicología o sociología.

La teoría de los juegos es una rama de la microeconomía que ha sido muy útil para otras disciplinas sociales.

Por lo anterior, resulta substancial el poder investigar la extensión y el grado de participación de la teoría de los juegos en diversas áreas, lo que propiamente fundamenta la necesidad de contar con antecedentes teóricos suficientes para realizar un estudio fluido y regular de dicha disciplina a un nivel avanzado. El análisis de la economía para profesionales y estudiosos de diversas materias, que indiscutiblemente hallan en la economía un instrumento complementario y útil de su actividad, no constituye el objeto de estudio para alguien interesado en desarrollar una investigación en economía a nivel avanzado. Por lo anterior, la forma en la que se presenta la economía, en lenguajes asequibles a quienes no están familiarizados con las matemáticas, únicamente se refiere a aspectos parciales de su análisis, que privan al interesado de un entendimiento profundo de los estudios clásicos y contemporáneos que sobre la materia imperan.

Por lo anterior, la teoría de los juegos debe verse como un instrumento para resolver cuestiones cotidianas, en diversas áreas y no solamente como una herramienta de economistas y matemáticos.

Roberto Mendoza Zarate