ELDP

La incorporación de México a las acciones de paz de la ONU

Llamó poderosamente la atención que el presidente de México, Enrique Peña Nieto, participara en la Asamblea General de la ONU en Nueva York, y afirmara que nuestro país apoya todas las operaciones de dicho organismo, principalmente en relación al mantenimiento de la paz, así como la ayuda que otorga a los países que se encuentran en conflictos a través de asistencia humanitaria, seguridad y reconstrucción. Esto implica el posible envío de soldados a zonas en conflicto y la participación también de civiles mexicanos.

Para entender lo anterior debemos significar un antecedente histórico en el sentido de que a raíz de las grandes tragedias de las Guerras Mundiales se crea en san Francisco la Carta de Naciones Unidas, que independientemente de que sea el embrión de una Constitución Mundial, crea a la ONU.

La ONU cuenta con un Consejo de Seguridad y por mandato directo de éste, los cascos azules actúan en beneficio del orden mundial, estos se forman por miembros  de las fuerzas armadas y civiles de los países integrantes de la ONU. Si entendemos lo anterior, lo que debería quedar en nuestras mentes es que México entra a un grupo privilegiado donde es protagonista, el participar con los cascos azules,  implica decir que nuestra ayuda humanitaria es vigente y que somos un país de paz, que pone su granito de arena para lograr un orden mundial. No participar en las operaciones de mantenimiento de paz es eludir una responsabilidad Internacional.

Por último debo comentar que la ONU tiene personas encargadas de relatar o de informar situaciones políticas, económicas o sociales de los países miembros de la Organización, una de estas personas que son llamadas relatores, dio un informe de México a las Naciones Unidas. Su nombre es Philip Aston, quien en el 2009 dijo que había niveles intolerables a la vida y esto implica que el mundo piense que México es un país donde no se debe invertir o tenerlo como aliado desde el punto de vista de política exterior, sin embargo el relator Heyns, en el 2011, manifestó que en ese rubro México había superado la situación y que lo que se vive ahora son altos niveles  de impunidad.

México tiene situación difícil para enviar buenas noticias, sin embargo, el manifiesto resulta ser un mensaje que trata de darnos credibilidad en cuanto a política exterior y que México es un país que construye enlaces para consolidar un derecho internacional humanitario.

Javier Zacatelco Tapia