ELDP

No herede problemas, aproveche el mes del testamento

Desde hace varios años, el Gobierno del Estado ha lanzado la campaña del “mes del testamento”, esto a través de la Secretaría General de Gobierno, antes Secretaría de Gobernación, la cual tiene como fin evitar problemas futuros para los ciudadanos y el rezago en el despacho de los asuntos en los tribunales.

El testamento es un acto jurídico personalísimo que tiene como objeto el que una persona disponga de sus bienes después de muerto, la etimología señala que este acto es la manifestación del pensamiento, y precisamente esta acción legal existe para proteger la voluntad del sujeto de derecho.

La importancia que ha cobrado este acto, a últimas fechas, se debe a la enorme problemática que genera la ausencia de ese documento al momento del fallecimiento de una persona, también hay que señalar que no es necesario poseer una gran fortuna para realizarlo. El patrimonio, por más modesto que sea, siempre es valorado y ambicionado por los miembros de una familia, así que no importa el monto de lo heredado, el testamento es de mucha importancia.

Pues bien, empecemos a relatar la odisea que se crea al no existir este documento. Primero comienzan las diferencias personales entre los posibles herederos. La familia se reúne, y como es común en estos casos, no llegan a acuerdo alguno, es entonces que inicia la demanda de la llamada Sucesión Intestamentaria, la cual crea gastos enormes y un proceso demasiado largo que origina muchas molestias, para citar un ejemplo simple, hay que ver los casos de gente famosa como Mario Moreno “Cantinflas” o el de María Félix, donde la falta de testamento ha creado una férrea lucha entre los posibles herederos y un deterioro en los inmuebles que están en disputa.

Otro factor importante es el tiempo, mientras dura el litigio debe haber un depositario que cuide los bienes, sin embargo y como se ha dado en varios casos, después de los varios años que llega a durar el juicio, sólo quedan edificaciones maltrechas, llenas de humedades y telarañas que demeritan su valor, es más, se ha dado el caso que el supuesto heredero que demanda fallece mientras dura el juicio, así que el tiempo es un factor determinante en contra para este tipo de litigios.

Sin duda, la familia es lo más importante para la gran mayoría de las personas, con la familia venimos al mundo, y en el ocaso de la existencia, ésta es la única que está cerca en ese momento. Sin embargo, no importando cuánto amor haya en el núcleo social, la codicia material hace de los mejores hermanos en los más acérrimos enemigos, y la filiación que un día reinó en la vida de los familiares, ahora se traduce en un odio que corrompe la ya de por sí descompuesta sociedad.

Si todos estos problemas no fueran suficientes, ahora le sumamos el que le concierne al Estado, recordemos que la potestad para conocer y fallar en un asunto concierne a los juzgados y tribunales, ya sean estatales o federales. El problema es muy claro, no hay suficientes juzgados para atender toda la carga de asuntos.

Es por ello que hacer un testamento, conforme a las leyes, en tiempo y forma, es comprar una especie de póliza para evitar problemas a futuro. Una persona evitará conflictos para sus hijos, y parientes en general, realizando este acto jurídico. La persona que hereda responsablemente conserva la unidad de la familia y evita que ésta se desintegre. Al hacer un testamento, quizá tal o cual persona se inconforme con la designación de los bienes, pero eso es una inconveniencia  mucho menor respecto a los enormes problemas legales que trae la falta de este documento.

Amigo lector, si usted tiene un patrimonio, por más modesto que sea, haga un testamento, acuda este mes de septiembre con el notario de su elección con los siguientes requisitos: instrumento notarial con el que acredite la propiedad de un inmueble, boleta predial actualizada (el valor no debe exceder el medio millón de pesos) y tres testigos con su identificación oficial. El costo es de $850.00. Aun cuando su patrimonio sea mayor y el importe del trámite aumente, siempre será un costo exiguo al lado de los odios y gastos que provoca no disponer de los bienes para después de la muerte. Hasta la próxima.

Vicente Leopoldo Avendaño