ELDP

El divorcio incausado vigente en el estado de Puebla


El 17 de marzo del presente año, se publicó en el Periódico Oficial del Estado, la iniciativa de decreto por el que la Comisión de Procuración y Administración de Justicia del Honorable Congreso del Estado, aprueba las reformas y adiciones que derogan diversas disposiciones del Código Civil y de Procedimientos Civiles del estado de Puebla. Dentro de estas, tenemos: La reforma a la Sección Tercera del Capítulo Quinto del Libro Segundo relativo a “LA FAMILIA”, en el sentido que deroga el DIVORCIO VOLUNTARIO Y NECESARIO que se encontraban vigentes, para dar lugar a la nueva figura: DIVORCIO INCAUSADO.

La aprobación de la iniciativa se basa en que al ser el matrimonio un acuerdo de voluntades para formarlo y rescindirlo y existir en nuestro estado de Puebla tres formas de disolverlo, como lo eran: el administrativo (que subsiste), el voluntario y el necesario (que se derogan), y ser el divorcio necesario el que implicaba acreditar alguna de las causales que en número de 16 existían, representaba en juicio, un permanente conflicto de intereses que obligaba a las partes a la fabricación de pruebas, a declaraciones falsas, que lastimaban a las familias y sobre todo a las niñas, niños y adolescentes que son miembros y fruto de ellas, convirtiéndolos incluso en rehenes de los propios padres, además de que si al contraer el matrimonio bastaba la libre expresión de la voluntad de las partes, para su terminación esta no era necesaria sino de una sola parte.

No podemos olvidar que la Suprema Corte de Justicia se había pronunciado al manifestar “QUE EL DIVORCIO NECESARIO, EXIGÍA LA ACREDITACIÓN DE CAUSALES, QUE VULNERABAN EL DERECHO AL LIBRE DESARROLLO DE LA PERSONALIDAD DE LOS CÓNYUGES”, además que en el Estado de Puebla según estadísticas del Tribunal en el año de 2015 se registraron  2,372 sentencias de divorcio voluntario y 1073 de divorcio necesario, lo que provocaba afectaciones de tipo emocional, económicas y de tiempo, en la tramitación del procedimiento, de tal manera que ahora con la simple expresión de una o de ambas partes que soliciten al JUEZ DE LO FAMILIAR COMPETENTE su voluntad para disolver el matrimonio es razón suficiente para decretarlo, sin necesidad de acreditar causal alguna, y siempre que haya transcurrido un año de su vigencia.

Aspectos importantes en este DIVORCIO INCAUSADO es que quien deseé promoverlo deberá acompañar un convenio para regular las consecuencias inherentes a la disolución, es decir lo relativo a la guarda y custodia de los hijos si los hay, el derecho de visita y correspondencia, lo concerniente a los ALIMENTOS, esto es la forma de hacer el pago, su periodicidad y manera de incrementarse, el lugar y fecha en que deberá hacerse, la garantía que se deberá otorgar por el deudor, pero sino se tiene forma, la prevención legal que deberá hacerse, que la ley castiga con cárcel el incumplimiento de no otorgar dicha pensión de alimentos, la manera de administrar los bienes durante su tramitación y forma de liquidar la sociedad conyugal si la hubiere.

Aspecto importante en el convenio lo constituye la fracción VIII del artículo 443 que señala: QUE EN CASO DE QUE EL MATRIMONIO SE HAYA CELEBRADO BAJO EL RÉGIMEN DE SEPARACIÓN DE BIENES DEBERÁ SEÑALARSE UNA COMPENSACIÓN, QUE NO PODRÁ SER SUPERIOR AL 50% DEL VALOR DE LOS BIENES QUE SE HUBIEREN ADQUIRIDO DURANTE SU VIGENCIA, Y ELLO PARA EL CÓNYUGE QUE DURANTE EL MATRIMONIO, SE HAYA DEDICADO PREPONDERANTEMENTE AL DESEMPEÑO DEL TRABAJO DEL HOGAR Y DEL CUIDADO DE LOS HIJOS; DEJANDO AL JUEZ LA FACULTAD DE RESOLVER ATENDIENDO A LAS CIRCUNSTANCIAS EPECIALES DE CADA CASO.

Otro de los aspectos importantes es que si no se llega a ningún acuerdo en el convenio el Juez decretará el Divorcio y dejará a las partes a salvo en sus derechos para promoverlos en la vía que estimen conveniente, no sin antes dictar de OFICIO medidas que tiendan a no vulnerar los derechos de que son titulares los hijos (niñas, niños y adolescentes) como lo es el derecho de convivencia con sus padres (custodia compartida) y los alimentos, además de que para no causarse daño en su patrimonio las partes, dictar y dar aviso preventivo al Registro Público de la Propiedad, con la finalidad de que alguno de ellos pretenda dilapidar o enajenar sus bienes en perjuicio del otro cónyuge.

Considero que la reforma es algo que beneficia a la familia poblana y sobre todo no deja a las partes en conflicto sino que les facilita la mediación en la solución de los conflictos que ocasionaba el divorcio necesario a las partes y a los hijos, no lastima el interés superior del menor, mucho menos violenta los derechos humanos e irrenunciables de las partes e integrantes de la familia nuclear (padres e hijos).

Espero que con ello el Congreso del Estado también de respuesta a lo solicitado desde hace algunos años como lo es la iniciativa de un CÓDIGO FAMILIAR, independiente y autónomo del Código Civil poblano, que de respuesta a los nuevos tipos de familia, a las nuevas técnicas de reproducción humana asistida, lo mismo que a los derechos y obligaciones que surgen de la responsabilidad parental (no patria potestad) y a la capacidad progresiva de los niños, niñas y adolescentes para no vulnerar sus derechos de ser escuchados en todo lo concerniente a su desarrollo físico y mental.

JAVIER DE LA FUENTE LINARES