ELDP

El derecho humano de acceso al agua

De todos los derechos humanos que gozamos los seres humanos, sin duda alguna, uno de los más importantes es el derecho de acceso al agua. Dicho derecho se encuentra reconocido en la Constitución Federal y en Tratados Internacionales signados por el Presidente de la República y ratificados por el Senado. De manera concreta, nuestra Norma Fundamental en el artículo 4, párrafo sexto, señala que... "Toda persona tiene derecho al acceso, disposición y saneamiento de agua para consumo personal y doméstico en forma suficiente, salubre, aceptable y asequible. El Estado garantizará este derecho y la ley definirá las bases, apoyos y modalidades para el acceso y uso equitativo y sustentable de los recursos hídricos, estableciendo la participación de la Federación, las entidades federativas y los municipios, así como la participación de la ciudadanía para la consecución de dichos fines"

Por otro lado, el art. 115 también de la Constitución Federal, dispone... "III.- Los Municipios tendrán a su cargo las funciones y servicios públicos siguientes: a) Agua potable, drenaje, alcantarillado, tratamiento y disposición de sus aguas residuales. Sin perjuicio de su competencia constitucional, en el desempeño de las funciones o la prestación de los servicios a su cargo, los municipios observarán lo dispuesto por las leyes federales y estatales. Los Municipios, previo acuerdo entre sus ayuntamientos, podrán coordinarse y asociarse para la más eficaz prestación de los servicios públicos o el mejor ejercicio de las funciones que les correspondan. En este caso y tratándose de la asociación de municipios de dos o más Estados, deberán contar con la aprobación de las legislaturas de los Estados respectivas. Así mismo cuando a juicio del ayuntamiento respectivo sea necesario, podrán celebrar convenios con el Estado para que éste, de manera directa o a través del organismo correspondiente, se haga cargo en forma temporal de algunos de ellos, o bien se presten o ejerzan coordinadamente por el Estado y el propio municipio."

De lo anterior, claramente se advierte la obligación del Estado de proporcionarnos el agua a todos los gobernados. Incluso, relacionándolo con el artículo 1 de la Constitución, este derecho, como todos los que tenemos, no puede ser limitado o restringido en forma alguna, por motivos de preferencia sexual, nacionalidad, raza o cualquier otro criterio que atente contra nuestra dignidad humana. Lo que resta entonces, es hacer uso del agua de forma responsable considerando que es un recurso natural limitado e indispensable para la vida.

CARLOS AGUILAR REYES